jueves, mayo 23Te mantenemos informado

Tips para evitar caer en asaltos mediante las redes sociales

Falsos vendedores en Facebook asaltaron a quienes pretendían comprar los objetos. Uno de los casos terminó con un joven secuestrado y luego liberado en Chacras de Coria. Tips para detectar delincuentes.

En abril se conocieron tres hechos en Godoy Cruz. Falsos vendedores en Facebook asaltaron a quienes pretendían comprar los objetos.

Los delincuentes también buscan víctimas en las redes sociales

En estos tiempos difíciles, la economía informal aflora por todos lados. Uno de esos lugares son las redes sociales donde, mediante grupos de compra-venta y hasta trueques, usuarios buscan una forma de hacerse unos pesos y otros, conseguir artículos a menor precio. Pero esos espacios implican un gran riesgo.

Sólo en los últimos 30 días se informaron al menos tres hechos en los que los entusiasmados compradores fueron asaltados y hasta secuestrados cuando concertaron una reunión para pagar lo que delincuentes les ofrecían por Facebook. 


“Son muy pocos los indicadores que pueden advertirnos que la persona con quien uno interactúa es realmente quien dice ser y es confiable lo que dice. A la hora de entablar relaciones con quien uno desconoce por medio de las redes o cuando va a comprar determinados bienes, tiene que remitirse a empresas o servicios que ya tienen cierta trayectoria y que esté comprobada su seriedad”, recomienda Jorge Chaves, abogado diplomado en Derecho y Tecnología.

Y, apunta: “La trayectoria en internet habla de la seriedad en lo que hacen plataformas y empresas. Porque, por ejemplo, si Mercado Libre no hiciera un buen control de calidad, no hubiera subsistido y crecido como lo hizo”.

Para Chaves, “Facebook es una plataforma digital de socialización y, si bien tiene una política de privacidad, no puede asegurar que las personas que uno contacta sean quienes dicen ser”.

“La red permite el anonimato para cometer delitos”, recuerda Chaves. “Hay agresores sexuales, extorsionadores que inventan chats hot para estafar a hombres casados, hasta ha habido casos de homicidas que han buscando a sus víctimas en Facebook. No existe una certeza absoluta. Por eso, a la hora de abrir mi mundo, debo tener mucho cuidado con lo que comparto porque no se quién está detrás”, agrega el abogado especializado en ciberdelito.

Chaves concluye, tajante: “Lo que no es serio en internet, muere muy pronto. Por eso no hay que usar cualquier plataforma para comprar o relacionarse”.

Tres casos en Godoy Cruz

Los últimos tres casos conocidos ocurrieron en abril en Godoy Cruz. En ellos las víctimas contactaron a los ladrones a través de Facebook pero la estafa puede darse en otras redes sociales.

El primer caso, que no se informó oficialmente, ocurrió durante la primera quincena. Un joven fue asaltado por jóvenes del barrio Pablo VI con quienes había acordado una compra por Facebook. La víctima ingresó a ese vecindario y luego afirmó que lo “retuvieron” tras robarle dinero.

El segundo caso se denunció el 25 de abril. Un joven de 19 años denunció haber sido secuestrado durante algunas horas en Godoy Cruz y liberado en Luján tras asistir a la cita que había pactado por una compra-venta a través de Facebook. Su padre indicó a los investigadores que recibió llamados pidiendo dinero para el rescate.

El muchacho había acordado reunirse a las 13 con un hombre en el puente Olive en Godoy Cruz para comprar un reloj para el auto. La víctima aseguró que al llegar al lugar acordado, fue abordado por dos hombres que lo obligaron a subir a una camioneta. Finalmente, horas después fue liberado en calle Italia de Chacras de Coria, donde abordó a efectivos de Tránsito de la comuna y les pidió ayuda. 

El tercer hecho vinculado a la inseguridad y las redes sociales ocurrió el 28 de abril pasado. Un joven de 24 años fue asaltado en Godoy Cruz por el supuesto vendedor de una PlayStation que había contactado por Facebook. Ofrecía la consola de videojuegos por 9.000 pesos por lo que comprador y “vendedor” acordaron un encuentro en una esquina de ese departamento. Cuando la víctima llegó a Lobería y Aristóbulo del Valle para intercambiar el dinero por la Play, el presunto vendedor sacó un arma de fuego, la amenazó y le robó el efectivo y un teléfono celular.

Cómo detectar un perfil falso

Los grupos de compra-venta en Facebook generalmente son cerrados. Se trata de pequeñas comunidades creadas con intereses en común donde no hay “filtro” para los objetos que se publiquen. Salvo que infrinjan alguna norma de la red social, el contenido no está regulado así que se puede publicar cualquier cosa. 

Habitualmente el interesado en vender publica el artículo ofrecido y busca que los interesados lo contacten por privado. Entonces se acuerda un lugar de encuentro para entregar el producto y el monto a pagar.

No se puede determinar el origen de lo ofrecido

Lo negativo es que no hay forma de verificar la procedencia de los objetos ofrecidos. Se puede reportar una publicación pero, si no atenta contra las normas de la red social, no prosperará. Si bien muchos de esos grupos tienen moderadores, no es posible controlar el origen de los bienes que se ofrecen. Además muchos usuarios utilizan varios perfiles y ofrecen sus productos en diferentes grupos.

Por ello, para un experimentado investigador hay que realizar un “stalkeo” para conocer aproximadamente el perfil del supuesto vendedor, aunque ello tampoco resultará 100% seguro. “Se sugiere revisar el perfil y ver que se trate de alguien normal, hacer un stalking, ver si tiene comentarios, fotos con amigos, para estudiar el entorno”, recomienda el pesquisa.

Para este investigador informático tampoco es conveniente acordar un lugar de encuentro, por más que sea “neutral”. “El que te va a asaltar va munido de algún elemento para disminuir tus defensas, sea en el lugar que sea. Si el vendedor es una persona de bien te va a citar en su domicilio porque no tiene nada que ocultar”, resalta.

De todas formas, existen algunos “tips” que los expertos recomiendan tener en cuenta en caso de acudir a un grupo de compra-venta informal. “Conviene revisar fotos de la cuenta del vendedor. Por ejemplo, si tiene una sola foto de perfil sugiere que es falsa. También hay que revisar las actualizaciones de estado para ver qué ha comentado y determinar si la cuenta tiene movimiento. Esto va acompañado de actividades recientes en el muro y no hay tanta publicidad en la cuenta”.

Según han determinado policías mendocinos, existen numerosas cuentas que tienen varias fotos pero son extraídas de Google y nada tienen que ver con el estafador. Muchos usuarios de perfiles falsos no tienen fotos de ellos sino de artistas, dibujos, objetos o paisajes. 

También es conveniente revisas la lista de amigos del vendedor. Si la cuenta tiene pocos amigos, sugiere que la cuenta es utilizada con otros fines o que ha sido creada sólo para cometer las estafas. Si en la información personal no aparece el grado académico, lugar de origen y otros datos básicos de la persona es otra posibilidad de que el perfil sea falso. Habitualmente quienes crean cuentas “truchas” no completan esos datos. Lo mismo ocurre con la fecha de cumpleaños.

Quien ha sido víctima de un delito de este tipo debe realizar la denuncia penal. La Justicia y la Policía cuentan con herramientas tecnológicas que permiten identificar al usuario y determinar desde dónde realizó el posteo, lo que puede derivar en su captura.

No hay filtro para las publicaciones en la red.

Vanagloriarse del delito en la red

Los especialistas advierten que, en ocasiones, los delincuentes utilizan las redes sociales para vanagloriarse de los robos que han cometido y de lo que han obtenido de ellos. Por eso muchas veces los ofrecen a la venta, como ocurrió con“Tarzán”, el adolescente de 16 años acusado de asesinar a Nahuel Vitali a la salida de un boliche en Godoy Cruz. 

A pocas horas de haberlo apuñalado y terminado con su vida, el joven publicó en grupos de compra-venta de Facebook las zapatillas que le había robado. Ello atentó contra él mismo porque permitió su identificación y hoy está recluido en el ex COSE. 

“Parte del modus operandi de la criminalidad es mostrar la ‘recompensa’ obtenida. Muestran lo que consiguieron mediante un delito y eso les da cierto status en su ambiente. Es una tendencia vieja en Estados Unidos pero que se consolidó en Argentina en los últimos años”, explica el abogado Jorge Chaves.

Y concluye: “Muchos criminales usan las redes para vanagloriarse de lo que hacen”.

Otro investigador, que prefiere que no se difunda su nombre, apunta: “Esas publicaciones son de menores, habitualmente. Si bien lo que primero brinda la red es el anonimato, se puede detectar a personas ligadas a un ambiente transgresor. No sé si lo hacen para demostrar su poderío gánster o porque se olvidan de que sus perfiles terminan siendo públicos”.

Fuente: Diario Los Andes


Deja un comentario