lunes, noviembre 30Te mantenemos informado
Shadow

Se repararon las válvulas reguladoras del dique El Carrizal

Los trabajos de reparación y mantenimiento contribuyen a la seguridad del dique.

La Dirección de Hidráulica está haciendo trabajos de reparación y mantenimiento en una de las válvulas reguladoras de riego del embalse El Carrizal para su óptimo funcionamiento, con una inversión cercana a los $2 millones.

Sirve para compensar las erogaciones de riego y completar el caudal en el río ante un requerimiento de mayor aporte por parte del Departamento General de Irrigación.

La Presa Embalse El Carrizal tiene dos válvulas reguladoras de chorro hueco con una capacidad de erogación de 50 metros cúbicos por segundo cada una. Los operarios trabajan sobre las válvulas a fin de otorgarle seguridad a la presa ya que, en caso de crecidas, se abren erogando caudales que compensan el ingreso de los escurrimientos.

Por esta razón es imprescindible que estas válvulas funcionen correctamente porque se abren para compensar las erogaciones de riego y completar el caudal en el río ante un requerimiento de mayor aporte por parte del Departamento General de Irrigación. Además, cumplen una función muy importante para la seguridad de la presa.


El plazo estimado para completar esta obra es de 45 días y el presupuesto para su ejecución es de $1.924.018,60.

En cuanto a los trabajos específicos, el ingeniero Pablo Rodríguez, responsable del área técnica de Hidráulica, detalló que la reparación y el mantenimiento se hace en la Válvula reguladora 1.

“Se interviene el reductor principal, el distribuidor de movimientos, los diferenciales de movimientos, accionamientos a tornillo sin fin y guías pasa muros. Luego los mecanismos desmontados se trasladan a taller donde se le realizan los maquinados, ajustes, engrase y cambio de elementos correspondientes. Luego se montan nuevamente y calibran milimétricamente”, explicó Rodríguez.

Su importancia

El Embalse El Carrizal fue construido para regular el río Tunuyán. Su principal objetivo es el de proveer agua de riego, para aproximadamente 70.000 hectáreas de la zona Este y además, generar energía hidroeléctrica.

Se ubica a 60 kilómetros de la Ciudad de Mendoza, en el límite de los departamentos de Luján de Cuyo y Rivadavia.

Se terminó de construir en 1972 por la Dirección de Hidráulica.

Actualmente es el organismo encargado de mantener todos los elementos de la Presa que no fueron concesionados a la empresa Consorcio de Empresas Mendocinas Por Potrerillos S.A. (CEMPPSA) como parte de la Concesión de Potrerillos.

Dentro de esos elementos se encuentran dos válvulas de chorro hueco que sirven para abastecer a más de 20.000 regantes del Tunuyán inferior.

Deja un comentario