jueves, mayo 24Te mantenemos informado

Se agudiza la crisis hídrica


Desde el estado buscan soluciones en cuanto al uso del agua, por lo que recientemente se aprobó el Plan de Ordenamiento Territorial que apunta, no sólo a ubicar las zonas en donde existe el agua sino cómo y en qué se consume. Eduardo Sancho afirmó que además que “la vitivinicultura se está desarrollando fuera del oasis con derecho a riego”.

La situación de Mendoza es preocupante, las nevadas en la zona norte, solo alcanzaron un 20% de la medida histórica, esta acumulación es menor que en 2010 cuando se declaró la emergencia hídrica al verano siguiente. En la parte sur de la provincia, la situación es distinta, aunque ambas zonas están muy por debajo de la medida. Desde Irrigación confirmarán estos datos en los próximos días, cuando se realicen los cateos correspondientes y posteriormente se elabore el pronóstico de caudales.

El presidente de Fecovita, Eduardo Sancho y ex superintendente de Irrigación, dialogó con sobre la jornada que se realizó días atrás en la Legislatura  para discutir sobre el uso del agua en Mendoza. “Nos invitaron a exponer, dar a conocer nuestra opinión sobre lo que estaba faltando para priorizar en el tema del agua en Mendoza” indicó Sancho.

En la provincia, en promedio se utilizan casi 7 metros cúbicos de agua por segundo, esto significa que cada persona consume unos 500 litros por día, multiplicado por la cantidad de pobladores que hay serían unos 520 millones de litros de agua por día. Por lo cual si esto continúa así la situación podría complicarse.


Por este motivo la vicegobernadora Laura Montero, realizó una jornada debate sobre “Los desafíos futuros del uso del agua en Mendoza”. En el salón de los Pasos Perdidos de la Casa de Las Leyes, estuvieron presentes el secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Mingorance, el actual titular del Departamento General de Irrigación, Sergio Marinelli, como así también Jorge Chambouleyron, Eduardo Sancho, Carlos Abihaggle y Lucio Duarte; cuatro ex superintendentes de Irrigación que pasaron por esa dependencia.

Para Sancho, una de las grandes problemáticas que conlleva esta situación es que la vitivinicultura se está desarrollando fuera del oasis con derecho a riego, por lo que en estas áreas no se puede hacer riego presurizado ante la falta obras de infraestructura.

En este marco, el presidente de Fecovita indica: “Las represas mejoran mucho la eficiencia del agua y ante una crisis hídrica que vamos a enfrentar este año, se puede sobrellevar el problema, mediante un mejor aprovechamiento del recurso. Si esto no se hace, se obliga a que cada productor haga una perforación, que tiene un costo para el productor y además en excesos, es negativo para el cuidado del acuífero”.

Sancho explica que las perforaciones utilizadas por quienes no tienen acceso a agua superficial de riego, son contraproducentes porque estas solo se utilizan de manera parcial, por lo que ante nuevos agujeros que se realicen se perjudica el acuífero. “Lo ideal sería que las perforaciones las hiciera el Departamento General de Irrigación, para asegurar esas represas con agua. Con dos posos se le puede dar servicio a todos los productores agua abajo” sostuvo el ex superintendente.

En lo que se refiere a la agricultura, el presidente de Fecovita señala que si bien se ha realizado la obra mayor, como son la construcción de diques, se sigue entregando agua a la oferta. “El agua va aunque no la necesites”. Por lo que cree fundamental la construcción de represas que permitan el sistema de ‘riego a la demanda’, donde cada usuario riega cuando quiere y el sistema automáticamente se configura, dentro de ciertas restricciones.

Este sistema ahorra agua y energía, aumentando la eficiencia del recurso si se implementa el riego presurizado. “El agua se conserva en la represa y en la medida que el productor la pide, la necesita se va entregando. Esto mejora la eficiencia tremendamente y hace ahorrar agua” subrayó.

Otro de los temas que también se plantearon en la jornada de debate fue el fortalecimiento de las inspecciones de cauce, para hacer un manejo más eficiente del agua. Sancho opina que hay que modernizar y profundizar las inspecciones ya que se deben tomar decisiones muy importantes.

Y añadió: “El tomero tiene que ser un técnico, porque la distribución tiene que ser a este nivel y muy diferente. Se debe apuntar a la capacitación tanto de estos, como de los inspectores para adaptarlos a los nuevos desafíos”.

Para finalizar Sancho remarcó, que es clave avanzar sobre obras hídricas y sobre el mejoramiento del sistema de distribución. “Hay que tomar decisiones rápidas ante la escasez de agua, ya que podemos tener problemas graves en la producción tanto de viñedo, como de chacras o vegetales. En forma urgente hay que tomar medidas para ver cómo se supera la problemática hídrica del 2018” enfatizó.

http://vaconfirmamendoza.com.ar/?articulos_seccion_3539/id_3679/se-agudiza-la-crisis-hidrica-


Deja un comentario