viernes, abril 19Te mantenemos informado

Se acordó un aumento del 32% para los trabajadores vitivinícolas, quedando bajo la Canasta Básica

El convenio paritario contempla incrementos progresivos, desde marzo pasado hasta febrero de 2020.

Los cosechadores venían cobrando unos $10 pesos de bolsillo por la gamela. Ahora la paritaria vitivinícola cerró en $13,75 bruto, que en mano significarán $11,4 (neto).

El sueldo de los trabajadores de viñas y de las bodegas tiene a partir del jueves pasado, un aumento del 32% respecto al 2018, el cual se aplicará en diferentes tramos escalonados, hasta completar la cifra en febrero del 2020, explicó Diario de Cuyo.

Además, el valor del tacho de uva o gamela se fijo en $13,75 en bruto, lo que significa un incremento del 31% frente al del año pasado (ver infografía). Así lo acordaron en la delegación en Mendoza del Ministerio de Trabajo de la Nación, la parte gremial representada por la Federación de Obreros y Empleados Vitivinícolas y Afines (FOEVA), y la parte empresaria, que tuvo como referentes a dirigentes de Bodega de Argentina, Unión Vitivinícola, Centro de Viñateros y Bodegueros del Este, Asociación de Viñateros de Mendoza, y por San Juan a la Cámara Vitivinícola y la Federación de Viñateros.

Trabajadores de bodega y obreros de viña

Para los trabajadores de bodega se estableció que el aumento del 32% se pagará en cuatro tramos: un 10% de marzo a julio elevando el básico a $16.163,22, un 7% de agosto a septiembre (básico $17.191.79), 6% octubre a enero (básico $18.073,42) y 9% en febrero de 2020 ($19.395,96).


Además, se estableció el pago de refrigerio en $2.000 por mes, además de un adicional no remunerativo de 12.000 pesos a pagar en cuatro cuotas de $3.000 con las mensualidades de mayo, septiembre, noviembre y febrero.

Los empresarios aceptaron también la propuesta gremial y abonarán $150 por mes y por empleado a la obra social del sector.

Para el obrero de viña el aumento es similar del 32% en cuatro tramos, pero las escalas son diferentes: el básico con el primer tramo de aumento del 10% queda en $15.428,33, entre agosto y septiembre se incrementa a $ 16.410,13, en el tercer tramo de octubre a enero pasa a $17.251,67, y en el último aumento correspondiente a febrero, se eleva a $18.514.

El adicional no remunerativo para este grupo se fijó en $11.400 a pagar en cuatro veces de $2.850 en los meses de mayo, septiembre, noviembre y febrero.

El adicional por refrigerio quedó establecido en $1.900 y al igual que el grupo de trabajadores de bodegas, los empresarios pagarán $150 por mes y empleado a la obra social.

La gamela

Las partes fijaron el valor mínimo del tacho de recolección de uva en $13,75 bruto, que incluye el proporcional de aguinaldo de 8,33% y la licencia ordinaria vacacional del 4%. Hasta ahora los cosechadores venían cobrando unos $10 por las variedades comunes y entre $15 a $18 por las finas, que ahora serán reajustados.

El incremento beneficiará a unos 36.000 trabajadores de viñas y bodegas del país, de los cuales un 80% están en Mendoza, un 17% en San Juan y el resto en provincias como Salta, Catamarca y La Rioja.

Cómo se cosecha

77 por ciento de las uvas se recogen a gamela en San Juan. Un 3% es cosecha mecanizada y un 20% es asistida con bines.

En disidencia

Los representantes de la Federación de Viñateros de San Juan y de la asociación de Viñateros de Mendoza, firmaron el acuerdo paritario en disidencia, por considerar altas las subas aplicadas para la crisis que sufre el sector. 

El acuerdo firmado trajo mucho malestar a los trabajadores de bodega y obreros vitivinícolas, porque este año, una familia necesitó en febrero $27.570,43 para no ser pobre, es decir $10.00 más que el año pasado.

La canasta básica total (CBT), que se utiliza para determinar el límite de pobreza, aumentó 4,3% en febrero, por sobre la inflación promedio del país en ese mes, de 3,8%, según el Indec. Así, un hogar promedio necesitó $27.570,43 para no ser clasificado como pobre en las estadísticas nacionales.

El número es $10.032 más que hace un año y apenas $7.000 menos que el salario promedio de la economía.

En tanto, la canasta básica alimentaria (CBA), que define el umbral de indigencia de la población, subió un 5,1 por ciento.

En términos interanuales, la CBT subió 57,2% y la CBA 59,1%, ambas canastas aumentaron muy por encima del 51,3% que arrojó el IPC de febrero en el cálculo de los últimos 12 meses.


Deja un comentario