viernes, abril 19Te mantenemos informado

Santuario Nuestra Sra. de Luján

Diario Luján les presenta pequeños fragmentos de Historias de Luján Contadas por Lujaninos. En esta ocasión les acercamos un pequeño relato del origen del departamento de Luján y su basílica.

En el cumplimiento de una promesa, el próspero Pedro Molina y Vasconcelos trajo desde Buenos Aires una imagen de Nuestra Señora de Luján.

Para honrar esa imagen se había levantado un pequeño oratorio en torno al cual se fueron levantando algunos ranchos para albergar a los devotos. Esto dio lugar a que se formara una población que,  debido a su piadoso origen, por voluntad popular se lo denominó Villa de Luján.


En 1800 se levanta una capilla sobre el costado oeste de la actual plaza departamento, aproximadamente en el lugar donde se encuentra el edificio municipal. Esta capilla pasó a depender de la jurisdicción de la parroquia matriz de la ciudad de Mendoza.

En 1804 se crea el curato de Luján, por lo que desde 1806 hasta 1857, año en que se crea la nueva parroquia, residió siempre un sacerdote como vice-párroco de San Vicente.

El primer vice-párroco fue fray Santiago Uribe (mercedario).

El primer cura párroco fue el Presbítero Francisco Goenechea.

La pequeña capilla es destruida por el terremoto de 1861.

Se levanta una nueva iglesia en el lugar que actualmente está. Ese terreno fue cambiado por el padre Goenechea a Don Zacarias Corvalan.

Cuando llego el padre Valcanera, allá por el 1909, el templo estaba en estado de destrucción. Comienza a construir de inmediato uno nuevo, como así también una nueva casa parroquial.

Desde que se confeccionaron los planos, se coloca la piedra fundamental, se colocan las columnas, se levantan las murallas, techos y revoque interior, pasan cinco años; el 24 de octubre de 1914 se bendice e inaugura el nuevo templo. El Excmo. Sr. Obispo de Cuyo, Don José Américo Orzali, tiene a su cargo la bendición. Actuaron de padrinos todos los bienhechores del templo de primera significación, entre ellas la Sra. Narcisa Araujo de Guiñazu, que dona una placa de bronce dedicada por el pueblo al padre Valcanera que aún se conserva en la fachada; también estaba el Sr. juan Aguinaga, quien dona tres metros de terreno de su propiedad, que servía de fondo al nuevo terreno.

El intendente de Luján era el Sr. Fernando Taboada y el jefe político el Sr. Francisco Barraquero.

Fuente: Raúl Galan, “Santuario Nuestra Sra. de Luján”, en Ruiz Huidobro, “Historia de Luján por lujaninos”, volumen 1, Ed. Zeta Editores, Mendoza, 2008.

Si tenes testimonio, fotos, recuerdos que quieras compartir, comunicate con nosotros para recuperar y mantener viva la historia de Luján. Contacto


Deja un comentario