martes, diciembre 11Te mantenemos informado

Próvolo: Trasladarán a Corradi a La Plata

Es por la causa que investiga abusos sexuales a alumnos hipoacúsicos en el instituto Próvolo de la capital bonaerense, que se cometieron entre 1979 y 2002. Víctimas revelaron que “Corradi elegía a los chicos y los llevaba a su dormitorio”.

https://i0.wp.com/elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1536595613512corradi%20pr%C3%B3volo..jpg?w=740&ssl=1

El sacerdote Nicola Corradi, uno de los acusados por abusos a menores en el Instituto Próvolo de Mendoza, podría ser trasladado en los próximos días a La Plata, luego de que la Justicia de la capital bonaerense formalice su pedido de detención.

Corradi cumple arresto domiciliario en Mendoza, en el marco de los abusos sexuales contra niños y adolescentes que estudiaban en la sede de Luján de Cuyo.

Según informaron fuentes judiciales, la investigación por los hechos de pedofilia y severos castigos que datan entre 1979 y 2002, “cuenta con suficientes elementos de prueba como para formalizar las acusaciones y avanzar con la aprehensión de los sospechosos”.


Te puede interesar: Bordón, primer condenado por abusos en el Próvolo

Corradi, quien fue el director del Próvolo en Luján hasta que fue cerrado en 2016 por la Dirección General de Escuelas (DGE) a raíz del escándalo, fue señalado por nuevas víctimas en episodios similares a los de Mendoza, ocurridos en el albergue de niños de La Plata y en el dormitorio de los sacerdotes.

Esta semana, uno de los denunciantes que accedió a colaborar en una inspección ocular que se realizó en el edificio de La Plata, “reconoció los aposentos de Corradi y dio detalles de lo que hacían él y otros curas”, indicaron fuentes judiciales.

De acuerdo con la instrucción que se está realizando en la Unidad Investigativa 15, especializada en Trata de Personas y Pedofilia en La Plata, “Corradi elegía a los chicos y los llevaba a su dormitorio”. Esa situación la refirieron los damnificados, quienes también dieron cuenta de “un maltrato y una violencia atroz hacia los niños”.

Desde la organización interna, aparentemente Corradi tenía un círculo muy íntimo donde se movía y “sus órdenes eran ley”.

Nicola Corradi junto a uno de los denunciantes en el Próvolo de La Plata.

“La gente que trabajaba en ese momento en la escuela habla de lo temerario que era este hombre y que los roles estaban bien definidos, los maestros sólo tenían a su cargo la enseñanza y no formaban parte de las decisiones de la institución”, según reveló una alta fuente de la investigación.

Te puede interesar: Luján depositará los pagos del Próvolo en una cuenta de la  Justicia

Como en Mendoza, también había un lugar donde los niños que provenían de lugares lejanos se quedaban a dormir y era el escenario donde se habrían producido las aberraciones. “Los chicos que eran abusados tenían ciertos beneficios que Corradi les daba para que callaran lo que estaba pasando”, comentaron las fuentes.

El traslado

La fiscal de La Plata, Cecilia Corfield, ya tiene copia de las actuaciones realizadas en Mendoza y estaba previsto un viaje de la magistrada, pero directamente se pedirá el traslado de Corradi.

Dado su dificultad para movilizarse y su avanzada edad (82) no se descarta que se haga a través de un avión sanitario para que el cura comparezca a los tribunales en Buenos Aires.

Desde que se solicitó la detención del religioso italiano cumple con la prisión domiciliaria, mientras que Horacio Corbacho, el otro clerigo involucrado en las denuncias por abusos en Mendoza, está alojado en una cárcel común.

“Modus Operandi”

Hace una semana y a través de la confesión de Jorge Bordón, el primer condenado del caso Próvolo, se despejó todo tipo de dudas y se rechazaron, a partir de ello, las presentaciones contra una “presunta contaminación” de la causa por el accionar de los intérpretes de lenguaje de señas.

En los testimonios de las “víctimas de La Plata y Mendoza hay fuertes similitudes”, según afirmaron desde la investigación.

Cabe recordar que Corradi fue trasladado a La Argentina luego de haber sido presuntamente acusado de violaciones en Verona en los años 60 y donde habrían ocurrido unos 235 casos.

Este historial de abusos que fue denunciado por las víctimas en el Vaticano no tuvieron un avance concreto y aún los adultos que fueron víctimas de estos delitos siguen exigiendo un gesto por parte del Papa Franciso.

Fuente: Diario El Sol


Deja un comentario