domingo, octubre 21Te mantenemos informado

Próvolo: Más cerca del juicio

Religiosos y civiles irán a juicio por abusos en el Próvolo, mientras en el Vaticano cae un cura por pornografía.

GendarmeríaGendarmería,  la fiscalía y los abogados querellantes en el predio del Próvolo. Foto: Nicolás Bordón / Diario UNO.

Aquí, en Argentina, más precisamente en Buenos Aires, asistimos a la revelación de un complejo entramado de pedofilia y abuso de menores que tiene como protagonistas a gente del fútbol y del deporte olímpico, entre adultos y jóvenes.
En Mendoza ya pasamos por ese estado de conmoción hace más de un año cuando comenzó a correrse el oscuro velo del abuso de menores en el Instituto Antonio Próvolo, de Luján, caso que involucra a sacerdotes, monjas, civiles y alumnos sordomudos.
Ahora, en Mendoza aumenta la expectativa acerca de qué pasará finalmente con los acusados, algunos de ellos con prisión domiciliaria y otros con prisión efectiva hasta el momento del juicio oral. Es que ya está casi terminada la investigación preparatoria, que durante intensas jornadas sirvieron para recolectar todo tipo de pruebas, como testimonios y peritajes que contribuyeran a echar luz sobre los episodios denunciados.
Tan difícil y novedosa ha sido la instrucción preliminar de esta causa judicial, y por ende tan extensa a través del tiempo, que muchos temieron que el caso Próvolo se sumaría a la lista de casos judiciales de larga duración que terminaron en impunidad por falta de pruebas certeras, las que se necesitan para condenar a cualquier ciudadano.
No fue un episodio más, claro está. Si hasta debieron intervenir altas autoridades judiciales y gubernamentales para garantizarles a las familias de los denunciantes que el caso sería elevado pronto a juicio.

Juicio

En un mes estarán sentados en el banquillo los acusados de haber abusado de chicos sordomudos durante muchos años.
Será una prueba de fuego para la Justicia de Mendoza y para los fiscales investigadores.
Será a puertas cerradas, porque al tratarse de un delito de instancia privada la ley obliga a preservar a las víctimas de las miradas públicas.
Será clave para que las autoridades definan si el Instituto Antonio Próvolo debería volver a funcionar, como pretende la Curia, o no, como entienden las autoridades.
Será un punto de referencia para preguntarnos, en caso de que se dicten condenas, qué estábamos haciendo como sociedad mientras el horror reinaba en aquel predio educativo.
Adaptación de Diario Uno par Diario Luján.

Deja un comentario