viernes, octubre 23Te mantenemos informado
Shadow

Prevención ante inundaciones y aluviones en Luján

Las lluvias ocurridas en Luján permiten un diálogo entre especialistas para abordar la Gestión de Riesgos a Desastres para el departamento. 

Hace unos días, el geógrafo Franco Bianco decía “hay que pensar en planes de evacuación y medidas de precaución ante la amenaza aluvional”. El profesor de Geografía de la UNCuyo, explicó que por las características de la zona árida en la que habitamos, las lluvias suelen concentrarse en tiempo y en espacio, mientras que la gestión de las acciones deben provenir tanto del Estado como por parte del ciudadano. “La gestión del riesgo es transversal a todos los sectores”, afirma Bianco.

Para el ingeniero Luis Guisasola, profesor de Hidráulica General en la misma universidad y autor del libro “Situación aluvional de la Ciudad de Mendoza”en nuestro territorio es fundamental planificar teniendo en cuenta el punto de vista hidrológico.

Alerta en el pedemonte

Cuando se habla de riesgo aluvional se vuelve casi imprescindible mencionar la situación del pedemonte, que ya tiene una propuesta de obra por parte de la Dirección de Hidráulica.

“La impermeabilización de los suelos del pedemonte a raíz de la gran cantidad de barrios es uno de los grandes factores que puede hacer que el agua escurra cuenca abajo y que tengamos inundaciones en la Ciudad de Mendoza”, subrayó Bianco. El geógrafo diferencia allí dos tipos de urbanizaciones: “Las de origen privado, en las que están más preparados, y las áreas vulnerables como los asentamientos inestables, que se encuentran más expuestos ante estas situaciones”.

Priorizar el Sistema Presa Chacras 

Conscientes de la situación generada por la descontrolada urbanización del Pedemonte, desde la Dirección de Hidráulica están “peleando” para construir un sistema de defensa aluvional en la zona.

“Estamos gestionando la ley que declara de interés público a todo el sistema Presa Chacras, que son 8 obras que van desde el Challao a Blanco Encalada, que van a generar una línea de obras para mitigar las crecidas de agua que cae del pedemonte”, remarcó David Cangialosi, su titular. Detalló que parte del sistema “toca intereses privados”, por lo que será necesaria la expropiación de algunas tierras.

Ciudad resiliente

En este sentido, la geógrafa Lourdes Cicconi explica que “cuando se habla de una ciudad que está preparada para enfrentar los desastres, que tiene la capacidad de absorber ese impacto y que puede resolverlo de alguna forma estás hablando de una ciudad resiliente”.

Según explica la especialista, para desarrollar la resiliencia se debe constar de cuatro etapas principales:

“La primera es conocer las amenazas del lugar  y conocer también sus vulnerabilidades” sostiene Cicconi. Y agregó que lo importante es identificar “qué hace más frágil a ese territorio para enfrentar esas amenazas”.

“La segunda etapa es la prevención, qué se hace para prevenir los desastres y para mitigarlos”. Y en este sentido aclara que “hay algunos que vas a poder evitar y otros que no vas a poder evitar, como el caso de los terremotos o el viento zonda; por ejemplo, la explosión de una destilería es evitable, o que se inunden determinados barrios se puede evitar”.

“La tercera etapa es el manejo de la emergencia, cómo estamos preparados para resolver la emergencia, cuando el desastre ya está declarado.

“Y una cuarta etapa, muy poco explorada tiene que ver con cómo transferimos los riesgos, como generamos mecanismos financieros para poder tener un respaldo económico que nos permita asegurarnos que todo el circuito funcione”.

¿Mendoza es resiliente?

Teniendo en cuenta lo previamente explicado, Cicconi sostiene que Mendoza tiene matices, «no poder gestionar simples lluvias, no nos pone en una buena posición». Sin embargo, la especialista resalta la lucha anti granizo y la existencia de viviendas sismo resistentes en el Gran Mendoza entre las medidas de prevención de desastres que son positivas para la provincia.

Cicconi dice que «es necesario que la población tome conciencia, a partir de socializar estos temas en la comunidad, se les explica que es un tema del que se puede hablar. Hay un derecho en nuestra Constitución Nacional que nos ampara sobre esto. Es el derecho a un ambiente sano. Yo creo que en esto hay que dar el debate sobre un ambiente seguro también” reflexiona la especialista».

Cicconi cuenta que en Luján se han realizado experiencias con la comunidad del Merendero de Cáritas de la Basílica de Nuestra Señora de Luján de Cuyo para educar y prevenir ante desastres.

 

Adaptación para Diario Luján de Los Andes y Va con Firma Mendoza.

Deja un comentario