domingo, enero 20Te mantenemos informado

Pablo cumplirá su sueño: bailar en la Fiesta Nacional de la Vendimia

Pablo Ricco

Pablo se vino a Mendoza embriagado por los aires vendimiales.

Pablo Ricco es un bailarín y profesor de danza folclórica de Buenos Aires, y cuando fue adentrándose en el mundo de los festivales y conoció a un compañero mendocino, comenzó a acunar el sueño de bailar en la Fiesta de la Vendimia. Este año recién iniciado, Pablo, de 34 años, ya ha cumplido la mitad de sus anhelo profesional y el 9 de marzo terminará de lograrlo, cuando pise el escenario del teatro griego Frank Romero Day.
Pablo nació en Buenos Aires, en Punta Alta, y a los 4 años comenzó a bailar de la mano de su mamá, con quien un año después se fue a Quilmes, donde hizo su carrera como bailarín hasta julio pasado. 
Participando en distintos festivales y concursos, se hizo amigo de un colega mendocino, lo invitaron a trabajar aquí, y se vino nomás, haciendo la mitad del trayecto que lo lleva a sus sueños vendimiales. “Entre fines de julio y agosto se concretó la posibilidad de venir a trabajar acá, y en setiembre ya me instalé, gracias a que me han abierto las puertas los amigos Jannette Abrego y Angel Benítez, del ballet Almas Cuyanas, de Perdriel, Luján de Cuyo.

Lo descubriste primero en Diario Luján: Soñando con la Vendimia


“Busqué ir tierra adentro y elegí Perdriel. Viví toda la vida en Buenos Aires, que es hermoso, pero un loquero. No vine a Mendoza, para estar en otra ciudad, dije no. Además lo mejor es que donde estoy alojado es la casa de unos profes con los que estuve trabajando y me recibieron con los brazos abiertos”

“La Vendimia es algo impresionante, es una fiesta magnífica. Es algo que muchos no conocen, y se pierden algo buenísimo”, dijo
Pablo Ricco, bailarín de folclore.

Ya vivió una Vendimia departamental

Antes de cerrar el año 2018, hizo casting para las fiestas vendimiales de Maipú y del Acto Central. 
“El 14 de diciembre me di el gusto de bailar en la fiesta departamental de Maipú. Fue algo muy hermoso”, explicó Ricco.
“Para la (fiesta) Central audicioné como bailarín local, no foráneo, ya que tengo la dirección de Mendoza, y tuve el honor de quedar elegido entre mil y pico, con el número de orden 53”, recordó emocionado el bonaerense.
Pablo explicó que la Fiesta de la Vendimia es algo que siempre me llamó la atención. “He trabajado desde chico como malambista, y conocí a un amigo de Mendoza. Comencé a preguntarle cómo era allá, y él me contó, hasta que se dio este año de poder viajar y sobre todo de poder vivirlo”, aclaró el bailarín.
Tras pasar las Fiestas junto a su pequeña hija Martina, de seis años, volverá el 15 de este mes para firmar el contrato de Vendimia, y el 1 de febrero ya estará acá para los ensayos, que arrancan el cuatro, ya en la recta final de su sueño vendimial, nacido en un barrio de Quilmes.

Gentileza: Facebook

Fuente: Diario Uno


Deja un comentario