lunes, noviembre 12Te mantenemos informado

Mes del hombre: 30 días para concientizar sobre la salud prostática

Durante noviembre se realizarán acciones de difusión para resaltar la importancia del control urológico anual como el mejor método para prevenir patologías de la próstata.

Mucho se ha dicho y escrito sobre la escasa (y a veces nula) conducta preventiva de los varones, en lo que respecta a su salud.

Es real que son menos propensos al autocuidado e incluso aún hoy existen asociaciones negativas entre la noción de masculinidad y los hábitos saludables.

Mencionar al urólogo en una conversación de hombres suele disparar toda clase de humoradas, algo que se contrapone de manera muy clara a la situación de las mujeres cuando mencionan –sin mayores pruritos– los controles ginecológicos que se realizan anualmente.


Noviembre está establecido en el calendario mundial como el mes de prevención del cáncer de próstata.  Y en tal sentido, desde Fundación Uroclínica se está impulsando una campaña de difusión y concientización sobre la importancia del cuidado de la salud masculina, especialmente a partir de los 40 años. En su 2° edición, NOVIEMBRE AZUL & CON BIGOTES tendrá como principal objetivo concientizar a la población –en especial a los varones– sobre la importancia de los controles anuales como el medio más eficiente para la detección precoz de los problemas prostáticos.

“Está probado que el control urológico anual es la manera más eficaz para prevenir y detectar precozmente patologías prostáticas, no solamente un posible cáncer de próstata, sino también la hiperplasia benigna de próstata, una enfermedad crónica muy común, con una alta incidencia y prevalencia, que afecta aproximadamente al 50% de los varones, de entre 50 y 60 años”, comentó el doctor Joaquín Silva, director médico de Uroclínica.

Muchos hombres asumen ciertos síntomas urinarios como una condición propia de su edad, y por desconocimiento o por vergüenza no van al médico, lo cual deteriora significativamente su calidad de vida. Esta resistencia es un indicativo de la falta de información que existe acerca de la salud prostática.

La hiperplasia prostática benigna (HPB), por lo general, se manifiesta a partir de los 30 años cuando  la próstata  comienza a crecer por el proceso natural de envejecimiento. Ese aumento de volumen en muchos hombres ocasiona problemas al orinar ya que al presionar la uretra torna al conducto más estrecho.

“El agrandamiento de la próstata causa problemas en la micción como flujo de orina débil, goteo tras orinar, sensación de no vaciar la vejiga y la necesidad de orinar muchas veces durante la noche. Lógicamente esto afecta la rutina diaria de los hombres y hay que dar una solución efectiva, no sólo por la calidad de vida sino porque además se pueden generar infecciones graves del tracto urinario y hasta insuficiencia renal”, agrega el especialista.

Esta afección benigna de la próstata tiene tratamiento, y su diagnóstico temprano es tan valioso como sencillo.

Palabras mayores

El cáncer de próstata es el tumor  más frecuente en los hombres y en el 50% de los casos, la enfermedad se detecta cuando está avanzada, elevando los riesgos de mortalidad.

La Sociedad Americana de Urología, y la Sociedad Argentina de Urología recomiendan que todo hombre se controle a partir de los 50 años. Aquellos que tienen antecedentes familiares de cáncer de próstata, especialmente padre o hermanos, deben iniciar sus controles a partir de los 40 años.

Es muy importante señalar que muchas veces la presencia de células malignas resulta asintomática para el hombre. En otros casos, manifiesta los mismos síntomas de la patología prostática benigna. La recomendación es prestar atención a los siguientes síntomas:

  • Sangre en la orina.
  • No poder orinar.
  • Necesitar orinar con frecuencia, especialmente durante la noche.
  • Flujo de la orina débil o interrumpido.
  • Dolor o ardor al orinar.
  • Dolor constante en la parte baja de la espalda, la pelvis o la parte superior de los muslos.

“Si tiene cualquiera de estos síntomas, es fundamental que consulte a su médico y que no olvide que estas señales también pueden deberse a otros problemas comunes que no son cáncer, como infecciones o agrandamiento de la próstata y es el urólogo quien indicarle la causa”, completó Silva.

El temido tacto rectal

Existen dos métodos complementarios para detectar problemas en la próstata: a través de una muestra de sangre en la que se determina el porcentaje de antígeno prostático específico (PSA) y el examen digital de la glándula prostática, por el cual el médico urólogo examinará la próstata para determinar su consistencia.

¿Por qué se realizan ambas pruebas? “El examen de PSA es mejor para indicar la presencia de pequeños tumores cancerosos, especialmente los que se presentan en el frente o los costados de la próstata o muy dentro de ella. Pero el examen rectal digital en ocasiones puede ayudar a indicar la presencia de cáncer en hombres que tienen niveles normales de PSA y por eso, generalmente se realizan ambas pruebas”, puntualizó el referente de Uroclínica.

Durante noviembre

Además de la invitación para lucir un “bigote contra el cáncer de próstata”, la 2° edición de Noviembre Azul y con Bigotes llegará a diversos municipios de Mendoza, en los que se instalarán consultorios móviles, con el objetivo de que los varones de las comunas (mayores de 40 años) puedan realizar su consulta con el urólogo.

En el caso de Guaymallén y San Rafael, también estará disponible la posibilidad de realizarse el análisis del Antígeno Prostático Específico.


Deja un comentario