lunes, noviembre 12Te mantenemos informado

Marcha contra de la ley de Educación Sexual por Mendoza

Este domingo un grupo de militantes “provida” se concentraron en diferentes lugares del país para marchar en contra de ley de educación sexual integral y la ideología de género, entre otras cosas.

Cerca de las 17 de ayer varias personas se comenzaron a reunir en Peatonal y San Martín para marchar hasta el Prado Gaucho.

La autodenominada “Caravana por la familia y la Educación”, se manifestó en contra de la reforma de la educación sexual integral (ESI), la ideología de género, la niñez trans y la “hormonización de los niños”.


Al mismo tiempo, se pronunciaron a favor del derecho de los padres a decidir la educación de sus hijos, de la libertad religiosa y de la educación sexual en “familia y con valores”.

Dicha movilización, que se replicó en varias ciudades del país, sostienen que la iniciativa aprobada en el Parlamento tiene una visión “ideologizada” y “corrompe la inocencia” de los niños.

Esta nueva convocatoria reunió a varios grupos que también marcharon en contra de la legalización de aborto bajo los lemas  #CuidemosLasDosVidas y  #SalvemosLas2Vidas.

La marcha también servirá para apoyar al ginecólogo Leandro Rodríguez Lastra, quien tendrá que afrontar un juicio oral por no querer realizar un aborto una joven embarazada producto de  una violación.

“El estado quiere corromper la inocencia de nuestros hijos. Quieren imponer con violencia una ideología destructiva contra nuestras familias”, dice una voz en off en un video publicado por los organizadores.

La mediática Amalia Granata, la cocinera Maru Botana, el periodista Mariano Obarrio y la senadora nacional Cristina Fiore, algunas de las personalidades que apoyan la convocatoria, también grabaron su propio video llamando a marchar.

Aunque la ley rige desde 2006, las organizaciones “pro vida” -denominadas así por su rechazo a la legalización del aborto- decidieron salir a repudiar el programa de educación sexual luego de las movilizaciones con que presionaron para que el Senado no apruebe la interrupción voluntaria del embarazo.

Así, lanzaron la campaña #ConMisHijosNoTeMetas, que cobró fuerza luego de que el pasado 4 de septiembre, en un plenario de las comisiones de Educación y de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia de Diputados se aprobara un dictamen para modificar la Ley de Educación Sexual Integral 26.150.

La modificación busca garantizar la aplicación obligatoria de la ESI en todas las instituciones educativas del país, estatales o privadas, ya que hasta ahora sólo nueve provincias adhirieron a la norma.

Caravanazo en el Sur

En el sur mendocino la manifestación se replicó en los tres departamentos y no contó con actos ni discursos pero si hicieron mucho ruido.

Vehículos inundaron las principales avenidas céntricas y a puro bocinazo, banderas argentinas y carteles, pidieron por una educación despojada de toda ideología vinculada al género. 

En San Rafael comenzó pasadas las cinco de la tarde en la rotonda de la copa y concluyó en otra rotonda, la del mapa, que se encuentra en avenida Hipólito Yrigoyen. En ese punto un nutrido grupo de gente saludaba el paso de los vehículos levantando banderas y carteles enormes con inscripciones como “con nuestros hijos no”.

En el caso de Alvear, los organizadores conjugaron lo que fue la 4° Jornada por la familia con la marcha. La caravana por la Educación y la Familia arrancó al término del congreso, alrededor de las siete de la tarde en el predio ferial alvearense y recorrió la ruta 188 hasta el kilómetro cero. Allí más columnas de autos se plegaron a la movida y colmaron la avenida Alvear Oeste.

En Malargüe también salieron a la calle con una caravana que recorrió la avenida San Martín.

Uno tras otro los testimonios de los manifestantes repetían la misma consigna “no queremos el adoctrinamiento de nuestros hijos, no a la ideología de género”.  

“El Estado no puede pasar por arriba de la autoridad de los padres. Que yo sepa, no vivo en Venezuela”, afirmó Daniel que eligió acompañar el reclamo pero a pie, junto a su esposa y dos hijos de 6 y 9 años.

No queremos que adoctrinen a nuestros hijos, queremos educación pero con fundamentos, hablan de derechos y donde queda el derecho de los padres a decidir qué es lo mejor para sus hijos. Que dejen de engañar y confundir a nuestros niños y jóvenes”, dijo con tono suave pero con firmeza, Ana Lucía.

Fuente: Los Andes


Deja un comentario