jueves, septiembre 16Te mantenemos informado

Los resultados de las PASO 2021 en Mendoza

El oficialismo ratificó su hegemonía en la provincia, con Suarez y Cornejo a la cabeza. El Partido Verde como revelación, la derrota del kirchnerismo y el caudal del voto en blanco que será terreno de batalla para noviembre.

El PJ ganó en cinco municipios. En porcentajes, la diferencia mayor se evidenció en Capital. Allí, CM sacó 55,52% contra 16,63% del FdT, con casi el 99% de las mesas escrutadas en ese municipio. 

En San Martín (36,12% a 31,59%), San Rafael, bastión del PJ (36,25% a 32,05%) y Tupungato (31,3% a 28,24%), según los datos tomados para la categoría de senadores/as nacionales, que casi no difirieron con la de diputados/as para el Congreso.

Malargüe, por su parte, fue la única comuna en la cual la polarización generalizada de estas elecciones no fue tan evidente. El oficialismo se obtuvo el 26,73% de los votos, el peronismo consiguió el 19,89% y el Partido Federal pisó fuerte y logró 11,71%.


En San Carlos,ganó el peronismo. Allí, el FdT sumó un 31,53%, mientras que su rival se quedó con el 25,07% de los sufragios. Para el justicialismo, el resultado más holgado se dio en Santa Rosa, donde ganó con el 43,42% frente al 27,93% de la UCR. En Lavalle, la victoria fue 42,32% a 27,07%, en La Paz 50,67% a 39,13% y en Tunuyán 42,55% a 29,51%.

Los datos del resto de los municipios CM venció al FdT en:

  • General Alvear: 42,31% a 18,85%
  • Godoy Cruz: 52,07% a 19,32%
  • Guaymallén: 49,13% a 20,69%
  • Junín: 45,53% a 20,3%
  • Las Heras: 43,01% a 24,06%
  • Luján : 51,37% a 19,65%
  • Maipú: 40,89% a 28,16%
  • Rivadavia: 32,4% a 26,56%

Los porcentajes corresponden a la categoría de senadores/as nacionales (que apenas difiere de la competencia en la Cámara Baja) con el 97,91% de las mesas de toda la provincia escrutadas.

– Cambia Mendoza. La alianza oficialista volvió a marcar su hegemonía en la provincia al imponerse como frente ante las otras fuerzas provinciales y sacar una buena distancia respecto del segundo. La composición de la boleta, donde figuraban dos ex gobernadores como cabeza de lista, más el actual mandatario provincial en modo suplente recibió el apoyo de los mendocinos.

Suarez se posiciona en la gestión que marcó diferencias con la Nación en torno a todo lo relativo de la gestión de la pandemia, desde su negativa a volver a fase 1, la apertura gradual de la actividad comercial y, principalmente, la apertura de las aulas para que los chicos volvieran a tener clases presenciales. En todas esas circunstancias, mantuvo su postura ante las presiones de la Casa Rosada que buscaba otra dirección.

– Alfredo Cornejo. El presidente de la UCR Nacional se jugaba una carta fuerte. El triunfo como cabeza de boleta lo ubica con una proyección hacia el 2023 en la carrera con otros referentes de Juntos por el Cambio, ahora como una carta importante en el Senado nacional. A tal punto que decidió viajar en la noche del domingo a Ciudad de Buenos Aires para sumarse al tren de festejos en la vidriera porteña.

– Los intendentes de Cambia Mendoza. De igual manera que Suarez, salieron a la cancha porque entendieron que se jugaban la mayoría en los concejos deliberantes y en varios casos la primera figura de sus boletas departamentales eran funcionarios poco conocidos por los vecinos.

Marcelino Iglesias, en Guaymallén, donde sigue encarando un proceso de obras que suele ser desgastante para la paciencia; Sebastián Bragagnolo, en Luján, como continuador de Omar de Marchi; o Ulpiano Suarez, en Ciudad, en tanto extensión de la gestión de su pariente, hoy gobernador.

– Los intendentes peronistas. En casa, los jefes comunales del peronismo lograron salvar la ropa en tanto el FdT a nivel provincial cosechaba otra derrota. Martín Aveiro, en Tunuyán; Roberto Righi, en Lavalle, lograron mantener el predominio para sus legislativos comunales.

– El Partido Verde. Caras conocidas, con pasos por otras fuerzas, pero con nueva chapa electoral. Los ex Protectora, Marcelo Romano y Mario Vadillo, ahora con una agenda ambientalistas que tiene a la ley 7.722 como bandera política. Ya el nombre de la agrupación convocó al voto joven.

Pudieron haber acordado en un frente amplio con el PD y Mendoexit, de la que sólo iban a aflorar contradicciones permanentes. Se supieron reacomodar tras la fractura con su ex socio, José Luis Ramón, y pasaron el filtro en estas primarias con una campaña más a pulmón que otra cosa. 

– El Frente de Izquierda. Por ahora, los resultados provisorios lo ubican cuarto, pero con el porcentaje necesario para seguir peleando contra los Verdes. Ya no son una sorpresa, pero tratan de mantener los espacios en los concejos deliberante y en la Legislatura.

– El malhumor social. No es menor que la provincia haya tenido un 75% de participación, cuando a priori se especulaba que fuera menos electores a sufragar. Pero el dato llamativo es el voto en blanco, que triplica la media histórica.

Casi el 10% de los que fueron a votar, en realidad no eligieron a ningún candidato, como una forma de expresar el malhumor, la bronca o el desinterés hacia la clase política mendocina. 

– El Frente de Todos. En el provisorio, la fuerza conducida por Anabel Fernández Sagasti llegó al 25%. Se trata del piso histórico, cinco puntos menos de lo que aspiraban. Las justificaciones pasaron en este caso por la comunicación, según reconocidó el mismo Adolfo Bermejo.

– Anabel y el kirchnerismo. Las visitas de funcionarios nacionales o las obras gestionadas por Fernández Sagasti en los últimos dos años, no alcanzaron para empatizar con los mendocinos y pone en duda su proyección al 2023.

– Mendoexit. El surgimiento de una agrupación nueva, con caras nuevas y reclamos históricos, como la discriminación hacia Mendoza. Pero el ímpetu no pasó de las redes sociales, donde generaron más ruido que votos. Con todo, tienen crédito para seguir creciendo en otros procesos electorales. 

– El Partido Demócrata. La decisión de separarse de Cambia Mendoza y sumar otras fuerzas, terminó perjudicando al centenario partido conservador. Lo más nuevo que ofrecía la alianza que formó, el Mendoexit, no alcanzó a sumar y no termina de renovarse. De hecho, sumó a los lilitos de la Coalición Cívica, cuya cara más visible era un ex demócrata, Gustavo Gutiérrez. Tampoco prendió el discurso de echar al kirchnerismo.

Fuente: Diario El Sol y Sitio Andino


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.