domingo, febrero 16Te mantenemos informado

Los productores vitivinícolas calculan pérdidas de cosecha por el estrés hídrico

Los productores vitivinícolas de la provincia están preocupados por las consecuencias que pueda tener la sequía sobre la cosecha. Aseguran que el estrés hídrico que sufren las plantas de vid debido al calor y al poco riego, afectará en alguna medida el volumen final de la vendimia.

Nicolás Vicchi, productor y subgerente de la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas (Acovi), dijo a Sitio Andino que «claramente es una situación muy preocupante». «Cuando se dio a conocer el pronóstico de escurrimiento que ya anticipaba una situación grave hicimos reuniones con casi todos los subdelegados de las cuencas para poder dialogar sobre la planificación», contó Vicchi.

Para el cooperativista un aspecto que es transversal para hacer frente a las futuras crisis hídricas son las obras de infraestructura para lograr eficiencia en los canales de distribución y la generación de reservorios que permitan el riego a demanda.

«Todo esto se debe manejar en paralelo y con una planificación. Si yo quiero tecnificar, necesito generar un reservorio y sacar hectáreas de finca, y tengo que ver el tema energético. Si voy a hacer el sistema a demanda se debería hacer el reservorio en la cabecera de hijuela», explicó Vicchi.


Contó que hay mucha preocupación entre los productores por la crisis hídrica pero que en las cooperativas tienen la ventaja de contar con ingenieros que los asesoran para ser más eficientes. «De por sí el productor está siendo lo más eficiente posible con un sistema ineficiente de distribución», agregó.

«Es alarmante porque hay muchas zonas donde no hay riego con pozo y hay otros que sí lo tienen pero no tienen la capacidad financiera y económica. Si vos encarás como un proyecto macro, podés tecnificar pero no todos pueden tener un pozo», explicó.

Desde Acovi entienden que habrá que tener en cuenta esta situación para ver después cómo impacta en la cantidad de quintales. «Tenemos esperanzas de que se pueda remontar, tomando medidas de emergencia que permitan y que ya la misma normativa lo permite, somos un desierto, partimos de una escasez natural, que no solamente es en el riego agrícola, tiene que haber mayor conciencia social», opinó Vicchi.

Temen pérdidas por la sequía

«Hace alrededor de 5 o 6 años que venimos con una crisis hídrica, pero este año se ha pronunciado. A partir de diciembre ha habido un incremento en alargar el turnado, es peor que lo que teníamos antes, la restricción ha sido más grande», sostuvo Luis Cañas, representante de la Asociación de Productores del Este.

El productor contó que debido a las altas temperaturas de los últimos días, más la falta de agua, las uvas han comenzado a madurar antes y los granos son de menor tamaño. «Pensábamos una pérdida por heladas de un 15% y con este estrés hídrico calculo que va a haber una merma del 10 o 15% más», advirtió.

Cañas dijo que los productores no son los culpables de la falta de agua y que «un poco nos quieren enfrentar a la población». «No tenemos forma de pagar por la tecnificación, estamos con el precio más bajo que en 2016 con el vino, no podemos afrontar los costos», sostuvo frente la posibilidad de poner otros sistemas de riego.

Cañas admitió que es cierto que algunos productores no están haciendo las labores culturales necesarias para tener un mejor riego intrafinca, porque la situación es tan crítica que no pueden pagar ni el gasoil. «En un surco sucio con yuyo el agua corre menos, el productor no tiene ni plata», aceptó.

«El tema del agua va cambiando minuto a minuto, el inspector de mi cauce me dijo que no sabe cuándo nos van a dar el próximo turno de riego. Tienen que cortar porque no hay agua, vamos a ir a un riego cada 30 días, cuando era de entre 11 o 12 días. La situación es muy grave en toda la cuenca del Tunuyán inferior», explicó Cañas.

El productor contó que desde Irrigación no les han dado una explicación precisa sobre los próximos cortes y que ya hay personas que «están hablando de una disminución del 40% en la uva, con el calor que hace en una semana se deshidrata. Estamos a la expectativa de Dios, esperando que llueva».

Trabajos a futuro

Mario Leiva, presidente de la Sociedad Rural del Valle de Uco, calificó a la emergencia hídrica como «abismal». «Un productor que debería tener agua para regar 20 hectáreas, puso regar solo 6 hectáreas. Va a afectar el rendimiento y va a mermar la posibilidad de sostener el volumen de producción en el Valle de Uco», afirmó.

Mario Leiva, presidente de la Sociedad Rural del Valle de Uco.

El referente contó que en el Valle de Uco han mantenido reuniones con el ministro de Economía, Enrique Vaquié y con algunas industrias para ver la posibilidad de que sean estas últimas garantes para poder tecnificar el riego.

«La idea es que el productor pueda pagar con la producción y falta cerrarlo con las autoridades. Queremos arrancar en marzo con el sistema cerrado, estamos hablando con los fabricantes de riego por goteo. No hay agua, los pozos están a la mitad de su volumen. Así como estamos regando, no se puede seguir», sostuvo.

Leiva dijo que las expectativas que tienen para la cosecha es que habrá menos producción. «Estamos esperando el pronóstico de cosecha pero estimamos que habrá entre un 20 y 25% menos», adelantó.

«Realmente es alarmante, tenemos que sembrar menos y lo que siembra tiene que ser tecnificado, para que no tenga estrés hídrico», opinó como una solución a futuro.

Fuente: Sitio Andino

Deja un comentario