viernes, diciembre 14Te mantenemos informado

Los cambios en Cambiemos

En medio de la crisis del dólar, la suba de impuestos indiscriminada y la baja en el consumo y de la producción nacional, este sábado se conoció la decisión del presidente Mauricio Macri de desplazar de sus cargos a Juan José Aranguren y Francisco Cabrera, que se suma al cambio en el Banco Central durante la semana.

El gobierno informó esta noche que dispuso cambios en el Gabinete con los desplazamientos de los ministros de Producción y Energía, Francisco Cabrera y Juan José Aranguren. En tanto, Dante Sica asumirá como ministro de Producción y Javier Iguacel como ministro de Energía.

Tanto Cabrera como Aranguren estaban en el gobierno desde el primer día de gestión de Macri. quien había presentado a su gabinete como “el mejor equipo de los últimos 50 años”, sin embargo, los dos arrastraban problemas de gestión y de desgaste político.

Los nuevos ministros asumirán mañana en la Casa Rosada. Sica es experto en industria y comercio exterior, muy consultado por Macri. Iguacel conducía, hasta hoy, la Dirección Nacional de Vialidad y es muy valorado por el Presidente por la gestión de rutas y autopistas.


Las renuncias se sumaron a la de Federico Sturzenegger el día jueves, que comunicó su renuncia a la presidencia del Banco Central a Mauricio Macri a través de una carta en la que le expresó que “en los últimos meses diversos factores fueron deteriorando mi credibilidad como Presidente del Banco Central, atributo clave para llevar adelante la coordinación de expectativas tan importante en la tarea que se me había encomendado”.

En la carta, Sturzenegger recordó que Macri lo convocó “para participar de un proyecto político con la ambición de hacer una transformación profunda del país. En particular, con el objetivo de consolidar la República, mejorar los estándares éticos y profesionales de la administración pública, reducir los niveles de pobreza y lograr una mayor igualdad de oportunidades que permitan a cada argentino desarrollarse en paz y con alegría”.

En ese sentido, el ex presidente del Central dijo que “a lo largo de estos 10 años Ud. me ha honrado, no sólo con la posibilidad de ser parte de este proyecto, sino también encomendándome desafíos personales y profesionales, que son el sueño de cualquier economista”.

En un día marcado por otra fuerte suba del dólar, luego de que el Gobierno oficializara la salida de Federico Sturzenegger de la presidencia del Banco Central , anunciaron como su reemplazo a Luis Caputo, quien hasta ahora se desempeñaba como ministro de Finanzas.

Así, el Presidente busca aprovechar el acuerdo con el FMI para oxigenar su equipo en pos del acuerdo con el FMI.

Los detalles del acuerdo stand by con el FMI

El Ejecutivo se comprometió a reducir el gasto público “hasta llevarlo a niveles adecuados y sostenibles, lo que resulta fundamental para alcanzar tanto el equilibrio fiscal como macroeconómico”. Y posteriormente agrega: “Consideramos que el esquema fiscal de mediano plazo elegido garantizará que la deuda pública bruta como porcentaje del PBI caiga a partir de 2018, alcanzando el 55,8% del PBI hacia fines de 2021. Estamos comprometidos también a llevar adelante un manejo proactivo de la deuda para alargar la madurez de los títulos, optimizar el costo de nuestros pasivos y aumentar el porcentaje de la deuda pública nacional denominada en pesos”.

“Nos proponemos una más rápida convergencia al equilibrio fiscal cumpliendo la nueva meta fiscal para 2018 que ya hemos anunciado (déficit primario de 2,7 por ciento del PBI) y haciendo importantes esfuerzos adicionales en el presupuesto de 2019. Específicamente, en octubre de 2018 vamos a enviar la Ley de Presupuesto al Congreso que apunta a un déficit primario del gobierno nacional de 1,3 por ciento del PBI en 2019, siendo esta una de las metas estructurales de nuestro programa”, sigue el paper. Y añade: “Considerando la incertidumbre que enfrentamos actualmente, nuestras proyecciones de ingresos públicos en el presupuesto serán conservadoras e incluiremos, en forma prudencial, reservas de gasto que serán usadas únicamente en el caso de que ocurran imprevistos. Si las circunstancias cambiaran y los resultados económicos fueran peores a los anticipados, estamos preparados para identificar medidas adicionales que nos permitan alcanzar nuestros objetivos de déficit primario para 2018 y 2019. Por otro lado, si los resultados económicos y fiscales evolucionan de manera más positiva que lo anticipado, estaremos preparados para llevar adelante una eliminación más acelerada de los impuestos distorsivos, de manera de sostener el crecimiento y la inversión (en línea con el sendero establecido en la reforma tributaria adoptada a fines de 2017). Este ritmo de convergencia hacia un presupuesto balanceado del gobierno nacional irá acompañado por el esfuerzo de las provincias, cuyo balance primario consolidado se espera que pase de – 0,4 por ciento en 2017 a un superávit de 1/4 por ciento del PBI hacia el final del período del acuerdo Stand-By”.

El plan económico incluye: reducción de los subsidios a la energía y el transporte, “racionalizar el empleo público, que se irá reduciendo” (a través de congelar nuevas contrataciones y no renovar actuales), reducir el gasto en compras de bienes y servicios por parte del gobierno, postergación de obra pública que no sea “esencial para dinamizar la competitividad de nuestro país”, y reducir las transferencias asociadas con el déficit operativo de las empresas públicas.

También reconoce la posibilidad de modificaciones en el régimen jubilatorio, así como también el sistema laboral. Y se compromete a “reducir y eventualmente eliminar los impuestos distorsivos en línea con la reforma tributaria aprobada hacia finales de 2017”. Además, se compromete a “mejorar la estructura fiscal federal” y reducir “transferencias discrecionales” a las provincias.

Otras de las cuestiones que se abordan en el plan presentado por el Gobierno es modificar la Carta Orgánica del BCRA para que no asista más al Tesoro, establece un mecanismo de subasta de dólares que comenzará en septiembre para que los bancos accedan a dólares, insinúa que la ANSES venderá las acciones de empresas que tiene en su poder, e informa que el Presupuesto 2019 será enviado en octubre.

Fuente: Ámbito, La Nación e Infonews.


Deja un comentario