jueves, abril 26Te mantenemos informado

La peligrosidad de dejar en manos de la cobertura lo que es un derecho


La Cobertura Universal de Salud (CUS) quedó establecida en la Resolución 475/2016 y publicada en el Boletín Oficial de mayo de 2016, a través de la cual se busca reformar el Sistema de Salud. La misma, impone una canasta restringida de prestaciones básicas para el uso del sistema de salud pública y la reducción del Plan Médico Obligatorio.

La Cobertura Universal de Salud (CUS) quedó establecida en la Resolución 475/2016 y publicada en el Boletín Oficial de mayo de 2016, a través de la cual se busca reformar el Sistema de Salud.

Diferentes repercusiones y debates se generaron en torno a cuál ha sido el impacto que tal medida imprimió a la cotidianeidad de los ciudadanos argentinos en las provincias en donde ya se ha aplicado. Las provincias que ya adhirieron a la CUS son, además de Mendoza, Córdoba, Salta, Entre Ríos, Jujuy, San Juan, Río Negro, Tucumán, Chaco, Catamarca, Corrientes, Santiago del Estero y Tierra del Fuego.

La Cobertura Universal de Salud impone una canasta restringida de prestaciones básicas para el uso del sistema de salud pública y la reducción del Plan Médico Obligatorio (PMO).


Hasta hoy el esquema que plantea la Cobertura Universal de la Salud (CUS) apunta al otorgamiento de credenciales a 15 millones de personas que se encuentran sin trabajo o trabajan en la informalidad. A partir de allí se busca construir una base de datos federal y digitalizar las historias clínicas. Con esa credencial los usuarios no solo tendrán acceso a los hospitales públicos sino también a los servicios de las Obras Sociales Sindicales. Hasta acá, más allá de las digitalización, no hay demasiadas novedades porque la cooperación entre Obras Sociales y hospitales ya existe y el acceso a la salud ya es universal.

Con la reducción del Plan Médico Obligatorio las obras sociales ya no tendrán que brindar el servicio ni pagar en el caso de que un afiliado se atienda en un hospital o Centro de Salud. Es decir, en el día a día miles de usuarios/as de los servicios de salud con obra social pueden concurrir a atenderse a cualquier Centro de Salud u Hospital pero como las obras sociales ya no tendrán la obligación de devolver/pagar esa prestación a la salud pública, los/as usuarios/as quedan entrampados/as en el medio de la disputa.

Dentro de esa misma lógica, también se impulsa la creación de una canasta básica de prestaciones médicas que el Estado deberá garantizar. Nada de lo que quede por fuera será cubierto ni por las Obras Sociales y ni por el Estado.

Por esto aquellos medicamentos que no se encuentren comprendidos dentro de esta Canasta Básica no serán cubiertos. Y en este sentido los más afectados son los enfermos crónicos y adultos mayores. El tema de los medicamentos es algo similar a lo que sucedió en el PAMI, aquellos remedios que antes se podían conseguir gratis por el Remediar ahora se pueden conseguir con un descuento del 40% o del 50%, o en muchos casos su acceso es restringido.

El CUS asegura una canasta básica de prestaciones, una vez agotada estas prestaciones los/as usuarios/as tendrán que pagar. Por lo tanto tendrá más acceso a la salud el que más plata pueda gastar. Miles de trabajadores/as cuyo sueldo no supera los $10.000, además de estar por debajo de la LP, tampoco tendrán asegurado su derecho de acceso a la salud pública.

En Mendoza, en el marco de la campaña para las elecciones legislativas del próximo 22 de octubre, el Ministro de Salud de la Nación junto a Cornejo y Claudia Najul actual ministra de Salud, Desarrollo Social y Deportes de presentarán el CUS en el Centro de Salud N° 16 Centro de Salud de Cabecera de Guaymallén.

Guaymallén es un departamento que posee una población aproximada de 300 mil personas y cuenta con 23 centros de atención primaria de la salud. El Centro de Salud N° 16 es el que recibe los pedidos de todos los demás centros de salud del departamento que no cuentan con laboratorio, ecógrafo y diversas especialidades.

En muchos casos, en los centros de Salud se acude a los/as trabajadores/as sociales para que “justifiquen” “excepcionalmente” que por razones socio económicas, una persona no está en condiciones de gastar en un remedio que necesita. Enfrentando de esta manera a los/as trabajadores/as con los usuarios y usuarias de salud.

Por eso el CUS significa por un lado un retroceso, porque está basado en las viejas recetas neoliberales que proponen ajuste, reducción del gasto público en salud implementando políticas focalizadas y asistenciales, y cada vez más lejos de las políticas de promoción y prevención. Y por otro lado, un avance hacia la mercantilización de servicios de salud a contramano de las problemáticas actuales del sector salud como: crisis de infraestructura, precarización laboral de los/as trabajadores/as de la salud, barreras de acceso a los usuarios, el vaciamiento de programas, la falta de insumos, etc.

 

Fuentes:

https://www.boletinoficial.gob.ar/pdf/linkQR/TXBIL0c1bWZpa0ErdTVReEh2ZkU0dz09

https://www.tiempoar.com

https://www.youtube.com/watch?v=_phJC_R0aZY. Campaña “Reforma de Salud en Argentina: No a la Cobertura Universal de Salud -CUS”.

 

http://vaconfirmamendoza.com.ar/?articulos_seccion_719/id_3673/-la-peligrosidad-de-dejar-en-manos-de-la-cobertura-lo-que-es-un-derecho


Deja un comentario