lunes, septiembre 24Te mantenemos informado

La inflación de 2018 ya suma tres puntos adicionales

Es complejo identificar cuánto de la inflación es por tarifas, cuánto por dólar. No obstante, tras cambio de meta oficial, la expectativa acumula 3,3 puntos adicionales

El dólar parece no encontrar techo, al menos sin la intervención oficial. Ayer abrió con fuerte tendencia al alza, tocó el récord de $ 20,65 (en el mercado minorista) y el Banco Central apareció desde el lado vendedor para marcar la cancha: con una oferta de u$s 30 millones dio vuelta el camino ascendente del precio de la divisa. Finalizó en $ 20,52 para la venta, 2 centavos por debajo del cierre del viernes.

La primera intervención en el año, y también la única en casi 7 meses, tiene una explicación: el temor a que los esfuerzos por bajar la inflación se desvanezcan y se vean frenados por el traslado a precios de la devaluación. De hecho, cuando se mira cuánto es el pass through, es decir, cuánto de la suba del dólar pasa a precios, se corrobora esta hipótesis.

La elasticidad que existe entre variación del dólar y la inflación es de entre 0,2 y 0,3, sostuvo en diálogo con El Cronista Juan Luis Bour, de FIEL (Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas). En ese sentido, recordó que para este año la devaluación esperada era de entre 12% y 15%, pero que ya acumula un 25%. “Esos 10 puntos de más pueden agregar 2 o 3 puntos de inflación”, razonó.


Esta mayor presión en los precios se evidencia en las expectativas de inflación relevadas por el Banco Central: el último REM demuestra que ahora los analistas esperan para 2018 un IPC de 19,9%, es decir, 3,3 puntos porcentuales más que antes del cambio en las metas anunciado el 28 de diciembre.

“En el largo plazo, la elasticidad es de entre 0,2 y 0,3. Es más elevada cuando más laxa sea política monetaria y más baja cuando más estricta”, agregó Bour. Para poder identificar cuál es el traslado a precios sostuvo que es mejor observar la inflación núcleo. “El Banco Central salió a intervenir para poner un techo; evidentemente ven que la última semana la núcleo está persistentemente en niveles altos”, identificó. No obstante, reconoció que puede haber tanto un efecto del dólar como también por tarifas (por el efecto de segunda ronda).

También indicó que es más fácil ver cómo evolucionan los precios (en relación al dólar) cuando se miran los bienes importados. En los precios mayoristas, el último dato difundido por el Indec marca una fuerte suba: los que se compran al resto del mundo se expandieron un 7,1% en enero.

Y, en los minoristas, el impacto en los combustibles, que en las últimas semanas pegaron dos saltos relevantes: a fines de enero se marcó un incremento de 4,5% y, en febrero, de 3,5%. Ambos aumentos darán impulso a la inflación del segundo mes del año que, según estimaciones privadas, será de en torno a 2,6%.

Así lo prevén tanto la consultora EcoGo como Elypsis, de un 2,6% para febrero. Por su parte, C&T Asesores Económicos estiman un 2%, por la suba de transporte, más el impacto del alza en los combustibles líquidos.

“Estamos en una inflación de 20,8% a diciembre, consistente con un dólar a $ 23 a fin de año”, sostuvo Martín

Vauthier, de EcoGo. “Si bien el objetivo del esquema de metas de inflación es lograr reducir el pass through sólo al componente transable de los precios, eso es algo que se logra recién al final del camino. Actualmente el movimiento en el dólar se traslada a precios”, reconoció. No obstante, agregó que “el impacto final va a depender de dónde se ubique el equilibrio de corto plazo. El BCRA pareció apuntar a poner un techo”.

El economista Gabriel Caamaño Gómez, si bien no identificó específicamente cuál es el impacto de la devaluación en los precios, reconoció que desde el 28 de diciembre ya subió su expectativa de inflación en 2,5 puntos, desde el 18% a 20,5%. También Lorenzo Sigaut Gravina, de Ecolatina, sostuvo que es muy complejo identificar el impacto directo, el indirecto y también en cómo incide en las expectativas la devaluación. “Este último aspecto está siendo muy relevante, de otra manera el Banco Central no hubiera intervenido”, dijo. Espera que la inflación termine en 21% para este año.

Para Nicolás Abuchar, de Elypsis, la inflación de 2018 terminará en 19% con un dólar de $ 21,8. “Esperamos que la evolución del tipo de cambio acompañe a la inflación. Tal vez las variaciones de los primeros meses puede haber influenciado por el alto salto que pegó. Pero mientras se mueva en pequeñas variaciones, el traslado a precios no debería ser tan relevante”, señaló.

En el último comunicado de política monetaria se detalló que “en las últimas dos semanas también se conocieron los datos de inflación de enero correspondientes al Sistema de Precios Mayoristas. Los registros se ubicaron entre 4,6% y 5,0% respecto al mes previo y estuvieron impulsados por los productos primarios e importados, sobre los que impactaron la depreciación del peso y el aumento en los precios internacionales del agro y del petróleo”. Fue la primera vez que reconoció el pass through.


Deja un comentario