domingo, febrero 16Te mantenemos informado

La difícil situación de la familia que vive en un colectivo en Luján

Nay y Gaby viven desde marzo del 2019, en Las Compuertas, Luján de Cuyo. Su casa es un colectivo que compraron en internet y adaptaron para habitar. El año pasado estuvieron viviendo en Las Heras por tres meses. Luego se trasladaron a Luján de Cuyo.

Vivir en un colectivo, es hoy una opción habitacional para una familia en Luján de Cuyo.

La familia compuesta por Natalia y Gabriel, junto a la hija de ambos, se mudó de Buenos Aires a Mendoza en 2018, cuando la madre de Naty fue diagnosticada de ACV. Sin dudarlo, decidieron trasladarse a Las Heras, en Mendoza, para cuidarla. Para ello, compraron un colectivo que desinfectaron y acondicionaron para vivir, frente a la casa de la mujer, en la calle Sarmiento del departamento de Las Heras.

Allí estuvieron tres meses ya que eran multados por el municipio.

«El colectivo estaba estacionado frente a la casa de mi madre, para cuidarla por el ACV que había sufrido», dijo Naty a Diario Luján y agregó, «Nosotros vivimos de una pensión. Yo dí clases, pero ya no porque cuido a los abuelos de la familia».


Te puede interesar: Video, la familia viven en un autobus en Argentina

El entorno del espacio habitacional ha sido acondicionado.

El colectivo fue trasladado hacia Luján de Cuyo, donde una vecina de Luján de Cuyo, les ofreció que se estacionaran para vivir en un lote que disponía en Las Compuertas, el que les iba a «regalar», según explicó Natalia.

Los vecinos de Las Compuertas, les explicaron a la pareja recién llegada a Luján, que la mujer, una reconocida artista mendocina, los había instalado en una calle. Esto complica los hechos ya que la mujer que los había invitado a vivir en Las Compuertas, estaría desarrollando un proyecto inmobiliario en la zona y al estar el colectivo en la calle, no se puede realizar la urbanización.

La pareja en Las Compuertas, junto a su vivienda.

Natalia y Gabriel se sienten timados. Tienen un niña que asiste a la escuela cercana y un abuelo al que acompañan en sus cuidados, además de la mujer que sufrió el ACV. «Nos sentimos usados para el beneficio personal de quien nos ofreció el traslado, al querer frenar la urbanización prevista y avanzar con la venta de lotes en la zona», expresó Natalia.

El acuerdo entre Las Heras, la familia y la mujer fue de palabra. Hoy la familia busca un lugar para quedarse, ya que habría un acuerdo de comodato que se vence en uno meses.

Deja un comentario