viernes, diciembre 14Te mantenemos informado

Jubilación de ama de casa

Por Carolina Jacky

Cuando se habla de ajuste, de reducir el déficit, de los errores cometidos, de la herencia, etc., aparece entre tantas cosas “la jubilación de ama de casa” y la forma de cómo se han otorgado estos beneficios.


Se dice que accedieron sin haber aportado, por medio de una moratoria, y que esto es uno de los tantos problemas que tiene nuestro sistema previsional.

Frente a la crisis y la efervescencia que ésta trae aparejada, hace que algunos achaquen a este tipo de políticas como las culpables de lo que hoy vivimos.
No solo se señala a los gobernantes que lo hicieron posibles, sino que se llega a discriminar a esas jubiladas de ama de casa, estigmatizándolas.


En muchas oportunidades al entrevistar a una mujer y preguntarle “¿en qué trabaja?”, contesta “en nada, soy ama de casa”.
Más allá de corregirla en el error y hacerle ver la cantidad de trabajos que realiza y que no son considerados, llegando al punto de que ella misma no ha internalizado que SU trabajo es uno de los más calificados y estresantes que existen, a muchas les cuesta aceptar esta realidad.

Una gran resistencia tuvo este proyecto cuando se pensó en dar una jubilación para las amas de casa.
Una lucha de años hasta que finalmente se logró la ley 24.828 de 1987, tiempos de las AFJP, que permitía incorporar al sistema previsional argentino a muchas amas de casa que no tenían ningún tipo de cobertura.

Por esa ley se le reconoció a muchas mujeres el derecho a acceder a una jubilación, o sea, se reconoció que existía una deuda con la mujer ama de casa.
Es cierto que uno de los problemas que tiene la mujer ama de casa tiene que ver con los aportes.
En muchos casos tiene que hacer maravillas para poder administrar el dinero que le dan para el día a día, y seguramente no tiene muchas posibilidades de pedir su aporte, ya que esto siempre quedará para el final.

Sin dudas que las particulares condiciones de este trabajo y por no existir una continuidad en los aportes, se buscaron soluciones para estas mujeres.
La solidaridad del sistema previsional, la necesidad de cobertura de salud y el poder prever contingencias para evitar mayores costos al Estado, llevó a facilitar el acceso a este beneficio previsional.
Podremos o no estar de acuerdo con las soluciones dadas, pero no por ello podemos dejar de atender esta realidad… hay mujeres que trabajan de amas de casa, y no tienen ni sueldo, ni aporte, ni salud, ni beneficios previsionales.

ANTEPROYECTO DE JUBILACION DE AMA DE CASA
Esta situación, y pensando con perspectiva de género, hace pensar en cómo solucionar este problema y evitar la discriminación existente.

La mujer que trabaja como ama de casa, no solo se encarga de los trabajos del hogar, aún aquella que tenga personal que haga la tarea, también tiene la tarea de velar por sus hijos, de transportarlos, acompañarlos, atenderlos y atender a su pareja.
También se le encarga realizar tareas administrativas, depósitos y pagos de tasas y servicios, compras en general y atención de proveedores.
Quien haya realizado estas tareas sabe cuánto me falta por describir.
En algunos casos, amén de estas tareas, llega a tener otro trabajo formal.

Para poder solucionar esta inequidad lo justo sería que quien se beneficie de estas tareas no remuneradas realice un aporte para esta jubilación.
La idea que algún legislador debería perfeccionar, sería que toda mujer que viva en pareja y que no esté aportando por otra tarea, se le descuente a su pareja el aporte al ANSES en beneficio de quien trabaja de ama de casa.
Este aporte debería continuar en caso de separación o divorcio y hasta que queden resueltas todas las cuestiones judiciales, y mientras no haya hijos menores a cargo de la ama de casa.
En caso de ser asalariado la retención sería responsabilidad de la empleadora, y de ser monotributista o inscripto en ganancias, se le cargaría en su cuenta.

Se habla de igualdad y equidad, la búsqueda de esto no es fácil, provoca reacciones, incomoda, nos hace sacar la peor mirada patriarcal y misógina, pero porque no nos ponemos a pensar, ya que tarde o temprano son temas que tendremos que resolver

AMA DE CASA
ES UN TRABAJO

#NI UNA MENOS


Deja un comentario