jueves, julio 18Te mantenemos informado

Imputaron al policía que baleó a Franchetti

El fiscal de Homicidios Horacio Cadile imputó a Juan Fuentes por lesiones graves y dolosas tras herir a Luciano Franchetti en un atraco, ocurrido en una estación de servicios en Godoy Cruz.

Hace aproximadamente 30 días atrás, durante la madrugada se originó una situación confusa, cuando un empleado del servicentro de Acceso Sur y Rawson, en Godoy Cruz, corrió pidiendo auxilio ante la amenaza de un sujeto que había intentado asaltarlo. Eso motivó la presencia del uniformado, Luis Fuentes, que se encontraba cumpliendo un servicio extraordinario. En un primer disparo Fuentes hirió a Franchetti, quien había llegado al lugar con la intención de hacer unas compras.

La escena continuó cuando, en medio de un forcejeo con el ladrón, el policía volvió a disparar, matándolo. En ese momento se comprobó que el sujeto, identificado como Juan Martín Ponce (27) y reconocido en la zona por otros delitos, no estaba armado.

Por ese hecho ya se había calificado que Fuentes había actuado de acuerdo al reglamento policial.


Como consecuencia de la confusa situación, Franchetti sufrió graves lesiones ya que la bala ingresó por el triceps derecho, impactó en la zona dorsal, perforándole el hígado, y salió por el pecho. Las heridas lo mantuvieron varias semanas internado en el hospital Central.

En la imputación al efectivo policial, el fiscal Cadile consideró que Fuentes no tuvo la intención de herir al empresario gastronómico, aunque lo hizo responsable de una negligencia al dispararle.

El pasado miércoles el uniformado fue convocado para la audiencia, llegó acompañado por la defensora Martina Abraham y, siguiendo sus instrucciones, en la oportunidad optó por el silencio.

Teniendo en cuenta las pruebas incorporadas hasta ahora en el expediente, se imputó al policía por lesiones graves culposas, delito que -según la letra del Código Penal- tiene una pena que va entre los extremos de 6 meses a los 3 años de prisión, por lo que lo hacen excarcelable. Sin embargo, tras la calificación actual, el fiscal le impuso una caución juratoria por la cual el efectivo promete no pro fugarse, además de tener la obligatoriedad de presentarse ante las autoridades cada 15 días y tampoco podrá salir de la provincia sin autorización judicial.

En lo resuelto se mantiene la licencia psicológica de Juan Fuentes impuesta por el shock emocional sufrido a poco de ocurrido el hecho. 

Fuente: Diario Los Andes, adaptado para el formato de Diario Luján de Cuyo.


Deja un comentario