sábado, febrero 23Te mantenemos informado

Gritos, gemidos y dudas en un barrio de Luján

Los vecinos señalaron que una mujer suele hacer ruidos durante la madrugada, pero no saben de qué casa proviene.

Luego de escuchar gritar y gimotear a una mujer en reiteradas ocasiones durante la madrugada, los residentes del barrio Mosconi 2, de Carrodilla, Luján de Cuyo, grabaron los ruidos y ahora buscan dar con esa persona, porque dudan de que sean solo por placer.

La foto es ilustrativa.

Parece una broma pero no lo es. Desde hacen tres fines de semana, la gente de la cuadra de Tierra del Fuego, entre Bariloche y Gaboto, escuchan a una mujer reírse sin parar, gritar de dolor y gemir, en numerosos momentos de la noche. Lo que al principio parecía una simple molestia de unos vecinos trasnochados, pasó a ser un tema de duda y preocupación.

Las primeras veces que la escucharon, los adultos pensaron que se trataba de una noche de pasión. Sin embargo, con el correr de los días, la protagonista pasó rápidamente de la euforia a gritos, que fueron interpretados por quienes la escucharon, de sufrimiento o miedo.


Una de las vecinas, Romina, publicó en las redes sociales un video filmado desde la ventana de su casa que da al patio interno. En esa grabación se puede escuchar que la mujer no está mal, sin embargo, en cuestión de minutos pasa a un plano distinto.

“Los gritos dan al fondo de mi casa, por lo que no sé específicamente de dónde vienen. Pero si uno presta atención, no sabe si está disfrutando o si está sufriendo o está drogada”, comenzó contando Romina. Y amplió: “Con mi esposo decidimos cerrar las ventanas porque tengo dos nenas, una de 9 y otra de 5 años. Sin embargo, no es suficiente y las despierta. La más chica piensa que es la ‘Llorona’, que viene a buscarla por el patio, y la más grande me preguntó qué era específicamente eso y si la mujer sufría. Esto último nos hizo replantear si se trataba de algo pasional o violencia de algún tipo”.

Esta situación ha puesto en duda a más de una familia, otro de los vecinos, quien prefirió no ser nombrado, indicó que los gritos y gemidos son ciertos y que suelen producirse durante las madrugadas y a lo largo de la noche.

“Con mi mujer lo tomamos a gracia, pero después nos dimos cuenta que hay momentos en los que la persona que grita no la está pasando para nada bien”, señaló el residente.

MendoVoz realizó un recorrido por la cuadra, ya que algunas personas comentaron que, lo que al principio generó chistes de todo tipo, pasó a ser un tema que los preocupa ya que temen que se trate de un caso de abuso o violencia de género.

Respecto a realizar la denuncia pertinente, los vecinos del Mosconi indicaron que no la han efectuado porque no tienen la dirección exacta del lugar del que provienen los gritos. Asimismo, afirmaron que en cuanto vuelvan a escuchar los mismos ruidos llamarán al 911, para sacarse las dudas y evitar males mayores.

Fuente: MendoVoz


Deja un comentario