sábado, diciembre 7Te mantenemos informado

Fuerte comunicado de la Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico contra la Iglesia

Casi al mismo tiempo en que se conocieron polémicas declaraciones del religioso Alberto Bochatey quien cuestionó a los medios de prensa y a los abogados de las víctimas del caso Próvolo, el colectivo que agrupa a quienes han sufrido abusos sexuales eclesiástico salió a repudiar «la actitud de la Iglesia Católica».

Este organismo, conocido como la Red de Sobrevivientes de Abuso Eclsiástico de Argentina  también celebró la condena a los curas Nicola Corrida (42 años de prisión) y Jorge Corbacho (45) y felicitó a quienes han luchado por llegar a esta instancia.

Bochatey, obispo auxiliar de La Plata  fue designado por la Santa Sede como comisario apostólico para el proceso judicial del Próvolo.

El comunicado de prensa difundido este domingo dice textualmente:


«La RED de SOBREVIVIENTES de ABUSO ECLESIÁSTICO de ARGENTINA, al terminar la semana en que un tribunal de la provincia de Mendoza sancionó con contundentes condenas a los abusadores del primer juicio de la Causa Próvolo y en la que en La Pampa hay dos nuevas denuncias: APLAUDE el valor de lxs Sobrevivientes del Próvolo y lxs ABRAZA en esta reparación de su dignidad y la de tantxs Sobrevivientes que se miran y encuentran en sus historias.

REPUDIA las diversas declaraciones y comunicados de la Iglesia Católica en relación a estas condenas. Todas ellas son expresión de la hipocresía misma, del cinismo y de la indiferencia milenaria con que la institución hoy presidida por Jorge Bergoglio trató y trata a las víctimas de abuso eclesiástico, más allá de protocolos, cumbres antipederastia y discursos falaces. Baste como fundamento que Francisco aún no presenta ante el Comité de los Derechos del Niño (de la ONU) el informe de avances en la materia que debió presentar en septiembre de 2017, ni el informe de avances ante el Comité Contra la Tortura (también de la ONU) que venció en mayo del año 2018.

SOSTIENE que la Iglesia miente y de muchas maneras. Miente cuando encubre a sacerdotes y monjas denunciadxs. Miente cuando lxs traslada. Miente cuando niega y desvirtúa información requerida para los procesos judiciales. Miente cuando desoye los reclamos de lxs sobrevivientes. Miente cuando se victimiza ante la comunidad de fieles. Miente cuando descalifica los testimonios de lxs Sobrevivientes y desacredita sus personas. Miente cuando revictimiza tanto cuanto puede a lxs denunciantes en los procesos canónicos viciados de abuso de poder. Miente cuando dice que acompaña y se solidariza con las víctimas. Por eso hoy 1 de Diciembre de 2019, decimos con toda la fuerza que nace de la necesidad de Justicia: IGLESIA Y ESTADO; ASUNTO SEPARADO


Deja un comentario