sábado, febrero 23Te mantenemos informado

Explicaron que la falta de agua en Luján se debe al derroche de los vecinos

La falta de agua es un problema que se repite verano a verano, y lamentablemente sucede por el derroche de muchas personas.

Seis veces más de lo permitido

Uno de los departamentos donde el agua es suministrada por la Municipalidad es en Luján de Cuyo, que presta el servicio al 85% de los domicilios, mientras que el 15% lo hace AYSAM, explicó para Diario Uno, Javier Elgueta.

“Algunos vecinos, no muchos, están teniendo algunas complicaciones con el normal suministro de agua y nosotros producimos, durante todo el año, la misma cantidad”, explicó Esteban Allasino, jefe de Gabinete de la comuna lujanina.

En cuanto a los lugares afectados, el funcionario contó que “hay una zona, próxima al distrito de Carrodilla, que es el circuito final de la red de distribución de agua. Entonces es lógico que si en el camino le van sacando agua, al final llegue menos”.


Y para combatir el derroche de agua, dijo que “tenemos una muy fuerte presencia de inspectores en la vía pública, y se labran muchas infracciones por día por el uso indebido del agua. Hay gente que está regando el pasto, la calle, baldeando o lavando el auto”.

Y esto sin tener en cuenta lo que sucede puertas adentro en cada vivienda, donde los inspectores no pueden llegar y todo queda librado a la consciencia de cada vecino, sobre todo porque muchos tienen piletas.

El funcionario lujanino sostuvo que la misma cantidad de agua que en invierno sobra, en verano falta, y dio un dato estadístico: “La Organización Mundial de la Salud, y lo que era Obras Sanitarias en su momento, fijan parámetros del consumo por habitante, por día y por casa. En Luján, en la temporada de verano, tenemos casi 6 veces más de lo que se establece por la OMS en consumo, así que calculen lo que se consume en exceso. Y en el invierno, o en temporadas que no son de verano, ese exceso llega a 4 veces”.

“Lo más triste es que los que hacen uso desmedido del agua no son los que frecuentemente tienen problemas y castigan a otros vecinos que están en la parte final del recorrido”, manifestó.

Colocan entre 300 y 500 medidores por año a las nuevas edificaciones. Foto: Luis Amieva

Allasino también se refirió al tema de los medidores de agua, para lo cual dijo que el municipio de Luján tiene una política y es que “por cada obra nueva que se ejecuta se debe poner medidor. Para las casas y obras existentes el vecino puede pedir la colocación de manera voluntaria, aunque debe hacerse cargo de la instalación. La Municipalidad no le puede exigir la colocación”. En total se colocan entre 300 y 500 aparatos por año.

Fuente: Diario Uno


Deja un comentario