domingo, agosto 9Te mantenemos informado
Shadow

El tratamiento del presupuesto provincial se posterga para febrero

La Legislatura aprobará esta semana Avalúo e Impositiva y después entrará en receso. Suárez deberá esperar para tener su pauta de gastos.

El ministro Vaquié y el diputado Jorge López, presidente de la comisión que analiza el presupuesto provincial. / Gentileza Diputados

El Gobierno provincial acelera los procesos para tener las leyes de Avalúo e Impositiva antes del receso de vacaciones del Poder Legislativo. Sin chances certeras de poder avanzar en el Presupuesto 2020 debido a diferencias importantes por el endeudamiento y la renegociación de la deuda, desde el oficialismo avanzarán esta semana con los demás proyectos para no atrasar el esquema impositivo de este 2020, con la necesidad de recibir recursos de manera normal y con la menor cantidad de atrasos.

Es por esto que para hoy está previsto que en la sesión normal de Diputados, se dé media sanción a las dos normas, mientras que ayer la Cámara de Senadores decidió llamar a una sesión especial para mañana, para cerrar con una sanción definitiva Avalúo e Impositiva, y así dar comienzo al receso legislativo, previsto a partir del lunes 13, hasta el 27 de enero. 

“El Poder Ejecutivo planteó la necesidad de tener los proyectos aprobados de Avalúo e Impositiva, para no alterar el normal funcionamiento de la Administración Tributaria Mendoza (ATM)”, destacó el jefe del Interbloque de Cambia Mendoza, Jorge López.

Además, destacó que en principio no están en condiciones de avanzar en los próximos días con el Presupuesto, sobre todo por la resistencia del peronismo a aceptar un endeudamiento de 300 millones de dólares, que está previsto para un plan de obras públicas hasta el 2023, fecha de finalización de la gestión del gobernador Rodolfo Suárez.

Sin embargo, la principal urgencia del Presupuesto, más allá del pedido de créditos, reside en la necesidad del Ejecutivo de acceder a la renegociación de la deuda del 2020 (roll-over), por el cual se pidió 6.400 millones de pesos. 

En el Gobierno consideran esencial que, en este contexto complicado a nivel económico, con una baja en la recaudación en los últimos meses que ajustó las cuentas públicas, pero además para asegurarse el dinero para hacer frente al congelamiento de las tarifas de micros y la de la energía por 180 días (se estiman que serán 3.500 millones de pesos), que no tengan que cancelar deuda este año con recursos propios, porque “sin roll-over ni tampoco subsidios nacionales, caerá inevitablemente la obra pública”, aseguran desde el Gobierno. 

Deja un comentario