martes, mayo 11Te mantenemos informado
Shadow

El cuidacoche de Luján que dio más que el valor de la tarjeta

Fue el viernes temprano, lluvia mediante durante todo el día, en la vereda del Sanatorio Regional de Luján.

Oscar Barbalis, cuidacoche en Luján de Cuyo y amante del futbol.

Oscar inició la jornada del viernes 09 de abril como un día más, dando estacionamiento sobre calle San Martín al 900 en Luján de Cuyo, donde recibió tres vehículos por una urgencia para ingresar al Sanatorio Regional a las 8 de la mañana.

Oscar Barbalis, quien desde hace un año y ocho meses está a cargo de la zona, se mantuvo en sus labores bajo la lluvia, y recién a las 22hs salieron los propietarios de los autos. Oscar decidió romper las tarjetas y no cobrarles.

En agradecimiento, la mujer hizo un posteo en su red social, que fue compartido en el “Grupo Carrodilla” alcanzando notoriedad.


Queremos agradecer a Óscar al tarjetero de enfrente de Sanatorio Regional Luján. Llegamos en tres autos por una urgencia estuvimos desde las ocho de la mañana hasta las 22hs y el señor Oscar por ver nuestra urgencia y desesperación rompió las tarjetas y no nos cobró. Le agradecemos su solidaridad, y su buen gesto. Nos deseó que todo se nos mejorará y deseo para nosotros bendiciones, un aplauso para Oscar“, expresó el posteo en Facebook.

Oscar Barbalis, tiene 53 años, una pareja desde hace 34, tres hijos, un brazo, un título en el mundial 2010 de fútbol de amputados y un gran corazón. “Todo se puede, a veces no es el dinero, es el corazón”, dijo a Diario Luján, pues sabe que para eso no hay precio.

“Hace un año y 8 meses que tuve la oportunidad, gracias a la Municipalidad de Lujan que me ayudó a empezar con este trabajo, pudiendo ingresar a éste grupo humano que es el estacionamiento medido. Siempre llevé el sustento a mi hogar. No me sobra, pero no me falta nada” contó el hombre.

“Primero es dios y es lo que me enseñaron mis padre, la empatía. A veces pasamos por un momento de dolor y todos necesitamos un gesto de amor. Ellos lo necesitaban. Es una rueda. No hace la diferencia una moneda más o menos. Hay cosas que a otros les llega al corazón, y es lo que pude hacer desde mi lugar, dios me dio la oportunidad de este gesto”, agradeció Barbalis.

“Era el momento de hacer la diferencia para un mundo distinto, yo tengo mi trabajo. Hace dos meses, un señor colombiano estuvo acá dos días, y su bebé falleció. No pude más que abrazarlo”, recordó Barbalis.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.