jueves, abril 15Te mantenemos informado
Shadow

El cóctel perfecto para la tormenta perfecta

Tres puentes comprometidos en el sur de Luján de Cuyo evidencian la necesidad de actuar con un enfoque de Gestión de Riesgos de Desastres.

Desde el lecho del arroyo Los Pozos, se observa el puente roto, el puente vigente, las vías férreas en desuso y la actividad de las ripieras.

Los puentes que cruzan los arroyos al sur de Ugarteche son tres, uno sobre el arroyo Los Pozos en el kilómetro 3250, otro sobre el arroyo Los Chañares norte y otro sobre Los Chañares sur en el kilómetro 3244, sobre la Ruta 40. En en lapso de un año, han sufrido serias afectaciones que obligan a repensar los cálculos y la gestión de los desastres en Mendoza. Los puentes datan de fines de 1970 y principios de 1980.

El 08 de febrero del 2020, una tormenta puso en riesgo de derrumbe al puente sobre el arroyo Los Chañares sur. Durante el año se trabajó en reforzar las columnas y salvaron el puente. Desde Vialidad Nacional e Hidráulica, pasaron el agua de la cuenca del Chañares Sur, hacia otro río seco que es el Chañares Norte, previendo que un futuro colapso no fuera más grande de lo ocurrido. 

Trabajos sobre el arroyo Los Pozos

Durante el año pasado, los organismos estuvieron trabajando desde noviembre en el puente del arroyo Los Pozos, buscando revertir los procesos de erosión del lecho y las márgenes del río para proteger la integridad física y bienes personales. Para ello se ejecutó un cuenco que disipe la energía y un umbral de azud que eleve el nivel del agua para derivar caudales.

Puente colapsado, mano sur- norte, sobre el arroyo Los Pozos, km 3250, luego de la tormenta del 27 de febrero en la madrugada.

En este contexto y viendo la problemática de los puentes de las rutas que
cruzan cauces aluvionales, se viene trabajando en la generación de nueva
normativa, relevamientos, monitoreos y en medidas estructurales a través de la realización de obras”,
explicó Yamila Arnosti, directora de Hidráulica.

Agregó que en ambas márgenes se trabajó en dos estribos longitudinales de 2 m de ancho y 1,70 m de altura con material de rechazo en contacto con las laderas del río.

La tormenta perfecta

Entre el viernes 26 y sábado 27 de febrero del 2021, se produjo una tormenta estival en la zona de Ugarteche, que produjo la ruptura y colapso del puente sobre el arroyo Los Pozos. Afortunadamente no hubo víctimas. El tránsito estuvo temporalmente cortado, hasta que el sábado a última hora de la tarde se restableció mediante un by pass.

Según relató el ingeniero Guillermo Amstutz, jefe del 4º distrito de Vialidad Nacional y ex intendente de Las Heras, con los arreglos que se venían realizando y con los cálculos hídricos existentes, el puente estaba preparado para 170 metros cúbicos por segundo. Sin embargo, la tormenta del sábado registró 230 metros cúbicos por segundo, derribando la estructura.

“Lo que ocurrió fue un hecho totalmente extraordinario. Pasaron cinco veces el módulo del río Mendoza, sobrepasando todos los cálculos hídricos existentes. Hay que rever en Mendoza las evaluaciones hídricas porque estamos en una nueva realidad del comportamiento de las lluvias, nieva menos y llueve más”, indicó el funcionario y agregó que “Las estadísticas se toman todos los años. Lo de este año ha sido fuera de serie respecto a todo lo conocido”.

Por el momento se trabaja en proteger el puente paralelo sobre la mano de norte a sur, para evitar la socavación y el riesgo de colapso, ya que podría generar un tapón e inundaciones. Además se está tramitando la declaración de emergencia a nivel nacional.

Poner a trabajar la Gestión de Riesgos de Desastres

Lo cierto es que por más cuidado que se tenga en los cálculos hidráulicos y reforzamiento de puentes, es necesario contar con un enfoque en Gestión de Riesgos a Desastres, que incluya todos los elementos que intervienen en la cuenca y a todos los actores responsables, incluyendo las ripieras que se ubican a escasos metros del margen.

Ripiera sobre la cuenca del arroyo Los Pozos, marzo 2021.

Así como es necesario enfocar en la amenaza hidrometeorológica con mejoras en los cálculos matemáticos; se necesita incluir la variable del Cambio Climático. Mientras que para responder a la vulnerabilidad, no solo será mediante el reforzamiento de las estructuras físicas, sino con un plan que incluya a todos los actores, ya que las ripieras son un agente que modifica el escurrimiento de la cuenca; por lo que el enfoque de Gestión de Riesgos de Desastres permitirá organizar las actividades en beneficio del bien común.

Éste ámbito ya rige en el país mediante el SINAGIR, Sistema Nacional para la Gestión Integral del Riesgo que fue creado en Octubre de 2016 tras la sanción de la Ley 27287 y Mendoza fue designada como cabecera para la zona Cuyo en 2018.


Deja un comentario