domingo, febrero 28Te mantenemos informado
Shadow

Dos antecedentes que podrían complicar al “Cacano”

El miércoles 13 de enero se dio a conocer un posible caso de “trata de blancas” en Chacras de Coria. La policía investiga los hechos.

El miércoles pasado, una mujer de 25 años salió corriendo de una vivienda en el Barrio Valle de Chacras y pidió el celular de una vecina para llamar al 911, denunciando que estaba encerrada desde hace días. Dio el domicilio y cortó, por temor a ser atrapada. Se sospecha de un caso de trata de personas o de privación ilegítima de la libertad. Hay antecedente de otro caso en junio de 2020.

La policía fue hasta la dirección señalada y resultó ser el domicilio de Alejandro “Cacano” Cabanillas, dueño de un conocido pub de Chacras de Coria que cerró hace varios años. El hombre la habría contratado hace 5 meses, y ella temía perder el trabajo por lo que no hizo la denuncia antes, admitió la chica para MDZol.

Según fuentes del Ministerio Público Fiscal, la policía pudo hacer un registro dentro del domicilio señalado. No se trató de un allanamiento sino que el propio Cabanillas dio permiso a los policías para que registraran el lugar, pero no habrían encontrado ninguna prueba ni indicio de que los dichos de la mujer que llamó al 911 fueran ciertos, expresaron desde el MendozaPost.


La situación se tornó más compleja cuando unas vecinas se acercaron a la vivienda pidiendo que se investigue y otra vecina se acercó produciendo un hecho de violencia hacia un menor de edad.

Las declaraciones policiales del Comisario Inspector Quiróz a Diario Luján, expresaron que “La chica apareció pero esta confusa la situación”. Hasta el momento se está investigando y el caso está “hermético”, en la comisaría 30 de Carrodilla. También se sabe de una niña de 8 años, pero no hay datos precisos.

Las repetidas declaraciones de Cacano Cabanillas

Las declaraciones del empresario de Chacras de Coria, son todavía más confusas en los medios ya que se repiten las mismas palabras el 23 de junio de 2020 y el 14 de enero de 2021. Habrá que chequear si se trató de una desprolijidad periodística en todo caso.

Uno de los posteos que se viralizaron en la semana entre los vecinos de Luján de Cuyo.

Lo cierto es que en junio de 2020 se produjo un hecho similar y otro más hace 4 años aproximadamente. Diario Luján se reserva la identidad de las víctimas para resguardar su intimidad.

En junio, fue el caso de Celeste de Rosario, cuando ella se identificó y publicó en su cuenta de Facebook:

Mientras que una tercera joven publicó en Facebook su desafortunada experiencia de hace 3 o 4 años, según posteó la joven en junio de 2020 también.

“También yo pasé por ese lugar. Una noche de mierda. Él, un asqueroso, basura, merquero. Se aprovecha de las pibas que quieren trabajar y les pinta un cuento que, cuando a uno le toca estar en lugar se da cuenta de la estafa y de como viene la mano.Así es; mientras me daba un tour por el bar y su desarmadero, dónde tenía autos y giladas, abrió la puerta de uno onda limosina que tenía ahí y me insistió a subir, y yo de estúpida lo hice y me baje de toque por si a el gil le pintaba subirse. Mientras me seguia mostrando ambientes decía que tenía que vestirme sexy para atender el negocio, también tenía que “treparme” a un caño (pero solo como insinuación) que tenían en la parte de abajo para avivar el ambiente cuando se hicieran las joditas. Tenía unos maniquíes y vestuarios en un cuarto. Y mientras me los mostraba me decia; sabés lo que más me gusta de (dijo un nombre refiriéndose al maniquí) y después le pegaba y manoseaba la cola. Quizá ahí ya estaba duro.Cuestión es que el ambiente era una mierda, estafa, mentiras, giladas. Dicen ser del rock y lo único que tienen de rock es la merca. Me contaba que al bar lo habían cerrado ya o que había tenido un problema con acusaciones de droga y que si llegaba a escuchar algo, no hiciera caso, que lo hablara con él (y que él no estaba para nadie que lo buscará). Lo único que me saco un poco de toda esa mierda fue una chica que también estaba ahí, con uno de sus hijos. Todo lo demás fue asqueroso. Cuando por fin llega el momento de irme a casa el hombre justo iba a llevar o otra chica y me dice que me acerca. Y digo bueno, estoy en el trapiche, de toque, me dejan y chau.Pero el tipo en vez de dejarme a mí primero que quedaba de pasada, fue a dejar a esa piba y cuando me lleva hasta mí casa, mí dice -“espera, espera”, saca un billete de 500 doblado, lo desdobla y empieza a tomar merca.-“querés?” Me dice. – No, quiero dormir. (Haciéndome la que no pasa nada), me baje y por fin entre a casa. Me quedé toda la mañana despierta pensando la noche de mierda que había pasado en ese lugar horrendo con ese viejo merquero. Flashando que todo lo que me dijo sobre la mala fama del lugar y las acusaciones eran reales. Al otro día no volví y solo los bloquee. Esto fue hace 3 o 4 años. No hice escrache, ni descarga porque al no llegar a ser una situación de abuso o violencia lo considere exagerado. Pensé que simplemente ese ambiente horrendo no era para mí, pero que no estaba tan mal para quien lo aceptara. Ahora lo hago porque ha afectado a alguien más y las cosas son distintas. Mis íntimos saben de ese lugar y la mierda que se pasa ahí. Que lo sepan todos a ver si lo cierran y hacen algo con ese viejo horrendo que nos la ha hecho pasar tan mal.”


Deja un comentario