jueves, noviembre 26Te mantenemos informado
Shadow

Detectaron imágenes subterráneas sospechosas durante el rastrillaje en el Próvolo

Un grupo de jóvenes ex alumnos del instituto denunció haber vivido una verdadera pesadilla mientras asistían y dormían en el lugar, episodios que incluyen abusos sexuales y casos de corrupción.

Desde el martes, personal de Gendarmería -con asistencia de efectivos policiales, auxiliares de la Justicia y empleados municipales- se encuentra realizando rastrillajes en la sede del instituto religioso para chicos sordos Antonio Próvolo (Carrodilla). Y durante las últimas horas, el sistema de georradares con que se encuentran haciendo las inspecciones en el lugar detectó algunas “imágenes sospechosas”, según destacaron fuentes judiciales.

Ante esta situación, el lunes ingresarán al establecimiento una máquina retroexcavadora con la idea de remover el piso en los sectores donde se observaron esos indicios, aunque no hay precisiones aún de qué podría ser lo que se detectó bajo la tierra.

Un grupo de jóvenes ex alumnos del instituto denunció haber vivido una verdadera pesadilla mientras asistían y dormían en el lugar, episodios que incluyen abusos sexuales y casos de corrupción. Entre los señalados -hoy imputados y detenidos- se destacan 2 curas (Nicola Corradi y Horacio Corbacho) y 2 monjas (Kumiko Kosaka y Asunción Martínez).

El meticuloso procedimiento que comenzó esta semana, contempla 8 días consecutivos de rastrillajes con georradares en el instituto. En las primeras pasadas, los investigadores recorrieron el predio de 6 hectáreas con la mencionada tecnología, mientras que al finalizar cada jornada revisaron en computadoras la información recabada.

De acuerdo a lo observado en ese primer monitoreo -y en caso de detectar algo extraño-, los efectivos definían la posibilidad de hacer una segunda pasada, en esta oportunidad ya con una tecnología más precisa todavía. Y de perdurar los indicios en el segundo análisis, solicitarían a la Justicia la autorización para ingresar con la retroexcavadora.

Luego de los primeros 4 rastrillajes, los investigadores solicitaron hoy la autorización para ingresar con la retroexcavadora al predio el lunes, ya con la intención de remover una parte de los jardines para determinar de qué se tratan esas “imágenes sospechosas” detectadas.

La medida fue ordenada por el Ministerio Público Fiscal a raíz de un pedido de los abogados de las víctimas. En distintas declaraciones, algunos jóvenes manifestaron haber visto cómo en estos jardines las ex autoridades y trabajadores enterraban una caja de madera con documentación y hasta el cuerpo de un chico que estudiaba en el instituto y murió estando allí.

Esta última versión no tiene mucho sustento, ya que no existe ninguna denuncia por muerte o desaparición de un niño en el lugar; aunque el hecho de que sea parte de las declaraciones llevan a que no sea descartada.

Además, una joven denunció haber encontrado un sótano con frascos y fetos en su interior.
Fuente: Los Andes

Deja un comentario