jueves, mayo 23Te mantenemos informado

Crimen de Emir Cuattoni: juicio al empresario Elmelaj

La fiscal de Homicidios Claudia Ríos terminó la instrucción contra el empresario y entendió que debe sentarse en el banquillo de los acusados.

https://i1.wp.com/elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/15421181483831%20IMG_4958.jpg?w=740&ssl=1
Dionisio Nazar Elmejaj Elaskar arriesga varios años de cárcel.

La investigación por el crimen del chico Emir Cuattoni (15) presentó en las últimas horas de ayer, uno de los avances más importantes después de más de tres años de idas y venidas: la fiscal de Homicidios Claudia Alejandra Ríos culminó la pesquisa y decidió elevar la causa a juicio oral y público, según informó Exequiel Ferreyra para Diario El Sol.

La representante del Ministerio Público dio por cerrada la instrucción que se inició el año pasado contra el empresario Dionisio Nazar Elmelaj Elaskar –una de las más impactantes de los últimos tiempos– y entendió el acusado por homicidio agravado por el uso de arma de fuego que debe sentarse en el banquillo de los acusados para responder por el ataque armado que terminó en asesinato en abril del 2016 en el Parque Benegas de Godoy Cruz.

Si bien la defensa de Elmelaj Elaskar, un hombre dedicado al rubro vitivinícola, puede oponerse a la citación a debate, lo que podría abrir otro escenario y una “batalla” apelaciones en los tribunales, este último paso en la fiscalía lo dejó complicado de cara al proceso oral.


Desde que cayó detenido, la suerte de Elmelaj Elaskar estaba echada. La fiscal Ríos se tomó su tiempo para ordenar la captura. Reunió las pruebas necesarias para sostener una imputación y luego la hizo efectiva.

Es más, a mediados de diciembre del año pasado, la juez María Cristina Pietrasanta le dictó la prisión preventiva solicitada por Ríos. Entendió que las pruebas incorporadas hasta ese momento en el expediente eran suficientes para que siga preso en la penitenciaría y descartó el beneficio de prisión domiciliaria a pesar de los problemas cardíacos que padece.

Desde el primer momento de la captura de Elmelaj –la madrugada del 1 de noviembre del año pasado–, la fiscal Ríos contaba con la prueba más destacada de la investigación: una pistola calibre 9 milímetros hallada durante un allanamiento en su casa de Luján.

Se realizó un cotejo balístico y el resultado fue positivo: se trataba del arma utilizada para asesinar a Cuattoni.

Además, hallaron llantas de una camioneta Toyota, las mismas que vieron los testigos en la escena cuando recibió el plomo en la espalda el adolescente.

Lo cierto es que, con estos elementos, la fiscal Ríos entendió que debe sentarse en el banquillo para responder por esta causa, arriesgando hasta 33 años de cárcel.

Emir Cuattoni.

Inocente

La investigación por el llamado caso Cuattoni no fue una tarea sencilla. Primero fue detenido un hombre identificado como Gustavo Seré. Este instructor metalúrgico estuvo más de un año tras las rejas –con prisión preventiva dictada por la Justicia de Garantías– como sospechoso número uno.

Desde un principio, Seré clamó por su inocencia. Pero en la instrucción, un informe de la Dirección de Inteligencia Criminal (DIC) y al menos dos testigos lo mencionaban como el autor del disparo.

Uno de los declarantes fue un joven llamado Rubén Martínez, quien terminó condenado por mentir en esta causa– y un ex empleado de Seré, quien sostuvo en la causa que había pasado por el lugar donde mataron a Cuattoni y le había confesado la autoría.

Sin embargo, nada de esto era realidad. Seré no tuvo nada que ver con el asesinato y terminó recuperando la libertad.

El ataque que sufrió Emir Cuattoni ocurrió el 17 de abril del 2016 sobre Avenida del Trabajo y Perito Moreno.

Ese día por la tarde, la víctima caminaba con dos conocidos cuando un hombre que conducía una Toyota Hilux se bajó y comenzó a dispararles sin motivo aparente. Uno de los plomos dio en la espalda de Emir, quien terminó falleciendo 42 días después en una clínica privada.


Deja un comentario