domingo, septiembre 27Te mantenemos informado
Shadow

Fuerte reclamo: Corte de calle y sin clases en la escuela Paso

Durante la jornada de hoy los padres, maestros y alumnos reclamaron por su seguridad frente al mal estado edilicio de la escuela Juan José Paso. La indignación llevó a que realizaran un corte sobre la Avenida San Martín, frente al establecimiento.

Los padres, luego de dos semanas sin clases, reclaman por una pronta solución del conflicto. En comunicación con Diario Luján se expresaron de la siguiente manera:

«Es una tomada de pelo»

«Nadie se quiere hacer responsable, todo es de boca«, dicen los padres, en referencia a que en realidad no hay nada en concreto, tratándose de soluciones de palabrerío solamente.

«No hay un cartel que indique las características de la obra, a nombre de qué empresa está, cómo es la licitación, cuál es el plazo de ejecución y quién es el profesional responsable. No hay nada», reclaman los padres.

«Los padres hemos decidido no enviar a los chicos por seguridad. La directora dijo que tenía que mandar obligadamente a los niños porque se daban clases. Los docentes son presionados para dar clases, poniendo en juego su trabajo y su seguridad, ya que están en un lugar que se está cayendo», dice una madre.

«Donde cayeron los escombros juegan los niños de jardín de sala de 4 y de 5, donde asiste mi nieto», contó una abuela.

Hace dos semanas que no asisten a clase

Se trata de una escuela a la que asisten 419 alumnos y distribuidos en el turno mañana, tarde y vespertino, correspondiente al CEBA.

Desde la Dirección, dicen que está todo bien, y que queda a criterio de los padres, enviar a sus hijos a la escuela o no.

No se hacen cargo

«Hace un tiempo, como padres, exigimos que desde la Dirección del establecimiento se labrara un acta, indicando el estado en que se encuentra el establecimiento, junto los responsables de las reparaciones, pero se negaron», denuncian los padres y abuelos de los alumnos con impotencia ante la falta de respaldo y protección de la DGE.

«No hay normas de seguridad, no hay vallas de protección en todas las áreas de peligro, el personal de obra no utiliza cascos, no hay salida de emergencia en condiciones, ya que la salida de emergencia es por el portón principal y es lugar de paso del gasoducto».

Una de las cosas más graves, dice un padre, es que desde el gobierno se dijo que se podía dar clases normalmente, aunque el 50% de la escuela está vallada, inclusive los sanitarios.

«Esperamos que el gobierno se haga cargo, que diga a dónde van a ir al baño los chicos, cuales son las salidas de emergencia y a dónde van a habilitar las zonas que ahora están cerradas en la escuela» exige un padre.

«Nadie se ha presentado. No hay nada que avale el dinero gastado en esta obra, ni una memoria descriptiva. Saquen sus propias conclusiones», dice indignado el padre.

Los reclamos de los padres y abuelos

«En planta alta no hay baños, hay una escalera clausurada y sólo se usa una segunda escalera para poder utilizar un único baño».

«Esto es una tomada de pelo». «No nos pueden decir siquiera el nombre de la empresa, encargada de los arreglos. La semana pasada venían a trabajar de pantalón corto y ojotas. Luego de los reclamos, empezaron a usar cascos y a traer ropa de trabajo durante esta semana», dice una madre.

«El miércoles pasado se prendieron fuego unos cables y no se contaba con matafuegos. También se sabe que por debajo del salón de actos, pasa un canal de riego, causante de gran parte de la humedad del establecimiento», dice otra mamá.

«Es parche sobre parche. Reclamamos por la seguridad de los niños y los docentes. Si llega a temblar, ¿qué pasaría?», se pregunta otra madre.

Sin clases hasta que no haya mejoras

Hasta el momento, los padres no enviarán a sus hijos hasta tanto no se realice un tratamiento adecuado de las obras del edificio.

Deja un comentario