jueves, octubre 1Te mantenemos informado
Shadow

Cómo envejecen los perros

Cómo envejecen los perros, es algo sensible para todas las personas que aman al animal predilecto de los humanos. Pero, lamentable e inevitablemente, la naturaleza hace también lo mismo que con nosotros. Envejecer

Sin embargo, no todos todos los perros envejecen a la misma edad. Un gran danés, por ejemplo, se puede considerar senior a los cinco años, pero un chihuahua no alcanza este estatus hasta los 11. La Asociación Americana de Hospitales para Animales (AAHA) describe a esta etapa de la vida como “una mascota envejeciendo”.

Los perros tienen un ciclo de vida más corto que el de los humanos, por eso es imposible no verlos envejecer. No es algo que deba ponernos tristes, ya que lo debemos valorar es la calidad de vida que ha tenido, que tiene y que tendrá.

Que un perro comience a envejecer o esté ya mayor, no significa que su calidad de vida sea peor, sino que sencillamente hay que adaptarse a nuevos hábitos. Vamos a repasar cuales son los principales síntomas de envejecimiento en perros y cómo debemos interpretarlos.

Hay ciertos signos que tenemos que tener en cuenta para verlos envejecer; hay otros factores que se deben tomar en cuenta como el estado de los órganos, la raza o el tamaño. La razón detrás de esto es que los perros más grandes envejecen más rápido que los pequeños.

Una investigación de la Universidad de Göttingen de Alemania quiso entender las razones de este desarrollo diferenciado. Analizaron datos de más de 50.000 perros de 74 razas diferentes. Para el estudio tomaron en cuenta la edad y la causa de muerte.

Se plantearon tres hipótesis. La primera fue que los perros más grandes envejecen más rápido. La segunda opción es que envejecen a una edad más temprana y la tercera alternativa era que estos perros tienen más riesgo de muerte durante toda su vida.

Los resultados se inclinaron por la primera teoría. “Es como si su vida adulta se desarrollara a paso acelerado”, dijo Cornelia Kraus, líder del experimento a la revista Inside Science. En la mayoría de los casos, se puede considerar a un perro como senior entre los 5 y 10 años.

Los términos geriátrico y ‘senior’ no son sinónimos. La doctora Heidi Lobprise, de la Sociedad Internacional de Cuidado Veterinario para Seniors, explica que “aunque un perro puede ser considerado senior, es probable que todavía esté saludable o que apenas comience a experimentar signos de envejecimiento”.

Es importante que las personas que buscan adoptar den una oportunidad a animales adultos o seniors. Una de las preocupaciones que pueden tener los futuros dueños es sobre los cuidados que necesitarán, que no podrán jugar con ellos, o que morirán a los pocos meses.

Pero esto no es así, en la mayoría de los casos. Por otro lado, los perros geriátricos son animales que ya han alcanzado la etapa más avanzada y suelen tener problemas de salud más frecuentes. Algunos de los comportamientos de la mascota también pueden ayudar a identificar el envejecimiento.

Los perros de edad avanzada suelen dormir más, comen menos, pueden ser susceptibles al aumento de peso, problemas dentales, deshidratación, pérdida de vista y oído, problemas articulares, entre otros.

Para darle una adecuada calidad de vida a un perro senior es conveniente mantener un control regular de su estado de salud. Hay que realizar análisis y chequeos anuales que ayuden a prevenir e identificar a tiempo ciertas enfermedades comunes. A esto se puede sumar la necesidad de suplementos vitamínicos o alimentación especial.

Adoptar un animal adulto da una nueva oportunidad a perros o gatos que han sido abandonados o maltratados. Otra de las ventajas es que se conoce el temperamento y el tamaño final de la mascota. Además todavía pueden ser una excelente compañía para niños y adultos.

¿Cuándo empieza a envejecer un perro?

Los perros envejecen a mayor rapidez en función de su tamaño, aunque parezca extraño así es. Los perros de tamaño pequeño tienen una esperanza de vida de unos quince años de media, mientras que los perros de tamaño grande tienen una esperanza de vida de unos diez o doce años.

Obviamente cuanto mejor haya sido su calidad de vida, más años podrá vivir. Son numerosos los casos de perros que viven muchos más años de los indicados, debido principalmente a una buena calidad de vida.

Los perros tienen las mismas fases que los humanos a lo largo de su vida, es decir:

  • Cachorros (menos de un año): se puede comparar con la etapa de bebé de un humano.
  • Jóvenes (De uno a cuatro años): se puede comparar con la etapa adolescente de un humano.
  • Adultos (de cuatro a siete / ocho años): se puede comparar con la edad adulta de un humano.
  • Mayores (de ocho años en adelante): puede compararse con la edad más avanzada en seres humanos.

Lo normal es que un perro comience a envejecer a partir de los siete, ocho o nueve años. Dependiendo de su tamaño y calidad de vida.

Síntomas

Existen una serie de señales que nos van indicando que nuestro perrito se va haciendo mayor, las cuales pueden ser de mayor o menor intensidad, dependiendo de la edad de cada perro.

Es importante entender que envejecer es algo completamente normal y debemos darle más amor y cariño aún si cabe. Simplemente debemos adaptarnos a las nuevas necesidades.

Es algo muy habitual en perros adultos y en perros que comienzan a envejecer. La aparición de pequeños grupos de canas formando pequeñas manchas de color o la aparición de canas a lo largo de todo el pelaje, haciendo que este adquiera un color más grisáceo.

Simplemente disfrutá del nuevo look de tu perrito y si aprecias que su pelo pierde brillo, añade un poco de aceite de salmón o similar rico en aceites Omega. Eso hará que su pelo recupere el brillo en unas pocas semanas.

La falta de apetito es algo común en perros adultos y mayores, si tu perrito come tres veces al día, puedes probar a darse sólo dos veces (desayuno y cena) y evaluar. 

Recuerda que debes acudir al veterinario para revisar su boca, cuando tienen determinada edad pueden sufrir por problemas en las encías o dientes. Un veterinario debe revisar la boca de tu perrito al menos una vez al año.

Los perros adultos o mayores a niveles generales tienen menos ganas de jugar que los cachorros y jóvenes. Es algo completamente normal y que no debe preocuparnos, aunque eso no significa que debamos prestarles menos atención, todo lo contrario, debemos aumentar el tiempo que les dedicamos y ver que prefiere hacer con nosotros: Pasear, jugar o simplemente recibir muchos mimos.

Algunas razas cómo los Bóxer son juguetonas desde el primer al último día, otras dejan de jugar cuando son adultas, otras cuando son mayores y otras nunca. Simplemente debemos seguir jugando con ellos pero sin obligarlos o forzarlos hay que dejar que ellos marquen el ritmo.

La rigidez es algo habitual que se da con el aumento de edad, pero no debemos dejar de acudir al veterinario para descartar enfermedades cómo la artrosis en perros. Dichas enfermedades requieren de medicación para aliviar los dolores y mantener una buena calidad de vida.

Fuente: Diario Uno.

Deja un comentario