jueves, abril 15Te mantenemos informado
Shadow

Braian Ludueña fue condenado con 11 años

Fue por intento de femicidio a su ex novia de 16 años en Perdriel.

Braian “Tirry” Ludueña.

El 19 de abril del 2020, el joven Braian Ludueña fue a buscar a su novia en Perdriel. La golpeó y le arrojó un escombro en la cabeza. Luego arguyó que la muchacha había sido atropellada.

La versión era insostenible, porque testigos lo habían visto atacando a la joven de 16 años, que luchó por su vida durante semanas y logró recuperarse.

El joven, identificado como Braian Ludueña (20), casi fue linchado por los vecinos, pero policías lo detuvieron y terminó en la cárcel. El jueves 04 de marzo, reconoció la autoría durante un juicio abreviado final y fue condenado a 11 años de encierro.

Ludueña llegó al debate oral y público imputado por homicidio agravado por mediar violencia de género y por la relación de pareja en grado de tentativa, es decir, intento de femicidio. Con esa calificación arriesgaba penas que iban de 10 a 35 años de prisión.

La defensa había intentado en varias oportunidades cambiar la calificación por lesiones graves, para reducir los años de cárcel que podría recibir su cliente. Pero los jueces le negaron esa posibilidad en diferentes instancias. 

Ahora, el mismo día que debía comenzar el juicio, el representante legal de Ludueña llegó a un acuerdo con el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello, para reconocer sus responsabilidad en el hecho frente al juez Luis Correa Llano, del Tribunal Penal Colegiado Nº 2.

Brutal agresión

Todo comenzó alrededor de las 2 del domingo 19 de abril del año pasado cuando Ludueña, oriundo de Agrelo, se dirigió hasta la casa de su ex novia, en Perdriel. 

De acuerdo con la investigación, la adolescente salió al encuentro y el joven la llevó por la fuerza hacia un descampado, ubicado en las inmediaciones.

Una vez que llegaron allí, Ludueña le dio un fuerte puñetazo en la cabeza a la chica, quien quedó tendida en el suelo.

Acto seguido, el sospechoso agarró un escombro de grandes dimensiones y se lo arrojó en la cabeza. Eso le provocó severas lesiones a la víctima. 

Algunos vecinos de la zona oyeron los gritos de auxilio de la muchacha, por lo que llamaron a la línea de emergencias 911.

Posteriormente, Ludueña llevó a su ex, en brazos, hasta la casa de los padres. Allí, intentó convencer a los familiares de que había sido atropellada por un auto, pero nadie le creyó esa versión. 

Al mismo tiempo, policías llegaron hasta el lugar, justo cuando el sospechoso estaba a punto de ser linchado por los lugareños.

Con respecto a la víctima, quedó internada en el Hospital Central y estuvo cerca de la muerte. No obstante, logró reponerse con el pasar de los días.

Fuente: Diario El Sol


Deja un comentario