domingo, agosto 19Te mantenemos informado

Baldasso explicó el circuito en la obra pública

Baldasso se defendió y afirmó que no hubo licitaciones paralelas.

El ex ministro de Infraestructura aseguró que todo lo que se hizo en La Rosadita local pasó por el control del Consejo de Obras. Pide que la Justicia investigue.

La polémica por las irregularidades en la ejecución de obras públicas que manejaba la Dirección de Infraestructura Básica, que tenía una oficina apodada La Rosadita, en la gestión de Francisco Pérez, salpica de forma casi directa a un funcionario actual de Luján de Cuyo.

Rolando Baldasso, quien se desempeña como subsecretario de Servicios Sanitarios de la Comuna que lidera Omar De Marchi (PRO), fue el ministro de Infraestructura de Paco, por lo tanto aquella dependencia en la que se manejaban obras como cloacas o tendidos eléctricos estaba bajo su órbita.

Consultado por este medio, Baldasso se defendió y dijo que esa casa “no es ninguna Rosadita. Que investigue la Justicia como corresponde, si es que hubo irregularidades”.

“Era de las empresas que alquilan para inspecciones de obras”, explicó, lo cual coincide, de hecho, con las palabras de Daniel Chicahuala, subsecretario de Infraestructura, que había dicho lo mismo sobre los responsables del alquiler de la vivienda. Sin embargo, el actual funcionario lo que cuestionó es que la casa, ubicada en el barrio Bombal a pocas cuadras de Casa Gobierno, estaba muy lejos del lugar de las obras, lo cual no tendría sentido.

“Las licitaciones no fueron paralelas, todas se sometieron al mismo esquema legal de publicación, estudio y adjudicación con el control del Consejo de Obra Pública, pago centralizado desde Contaduría de la provincia. Las intervenciones de Fiscalía de Estado y control de gastos por el Tribunal de Cuentas”, dijo Baldasso sobre la denuncia de que en La Rosadita se manejaban expedientes paralelos.

Aseguró que la dirección que estaba bajo el mando de Claudio Barraza dependía de la Dirección de Ejecución y Control y a la vez de la Subsecretaría de Obra Pública. Baldasso dijo que conocía a Barraza, que es ingeniero civil y que trabajaba en el área desde el gobierno de Julios Cobos en la Dirección de Ejecución y Control.

“Todo expediente para ser procesado, evaluado o pagado debe pasar sí o sí por Casa de Gobierno. Para eso hay un sistema ‘mesas’ que tiene en cuenta todos los expedientes de las reparticiones centralizadas o descentralizadas, como por ejemplo DPV, Hidráulica, Subsecretaría de Energía, Minería y Emesa, entre otros, que también estaban fuera de Casa de Gobierno. Y para pagar o decidir cualquier resolución siempre entran sus papeles allí. La administración y la dirección de esa oficina estaban en el 8° piso de Casa de Gobierno”, sostuvo Baldasso.

El ex ministro explicó también el caso del tendido eléctrico Loma Amarilla, otra de las obras en las que Chicahuala señaló irregularidades. “Venía de la gestión anterior (Jaque) y fue obligado a descertificar los trabajos que le rechazó la inspección”, explicó.

“Cuando volvimos a licitar y luego adjudicar el túnel de Cacheuta que él inauguró -referido a Chicahuala-, era para arreglar un problemas de la licitación de la época de Cobos que no terminó el túnel”, lanzó Baldasso y dijo que si el Consejo de Obra Pública aprobó la licitación de Loma Amarilla era porque estaba bien hecha y correspondía que se hiciera.

“Toda licitación de una obra y sus posibles modificaciones deben ser aprobadas por el consejo. Las licitaciones de la oficina de Infraestructura Básica pasaron también siempre por ese órgano”, dijo.

Enrique Vaquié, quien asumió en lugar de Baldasso con el cambio de gobierno, dijo que los expedientes tienen cierto formalismo y no es correcto que se pierda la trazabilidad. “Cuando sale de un lugar y va a otro, pasa por un sellado, por mesa de entrada, por lo cual el solo hecho de que saliera de Casa de Gobierno y perdiera la trazabilidad no me parecía correcto”, comentó.

Y agregó: “Fue una sorpresa para todos, a los pocos meses que llegás al gobierno los expedientes son tuyos, había que actuar rápido porque si había algo que no era correcto, no era nuestra responsabilidad”.

Fuente: Diario Uno


Deja un comentario