jueves, octubre 1Te mantenemos informado
Shadow

A un año del horror en el Próvolo

El 25 de noviembre se cumplirá el primer año desde el día en que salió a la luz lo que hoy se conoce como Caso Próvolo, una de las causas más sensibles de la historia judicial mendocina, no sólo por la cantidad y la vulnerabilidad de las presuntas víctimas; sino también por quienes están imputados (hay 2 curas y 2 monjas entre ellos).

El 28 de noviembre del año pasado, “el joven del tatuaje” hizo su denuncia ante la Justicia. La olla se había destapado 3 días antes con detalles escalofriantes.

Ya en 2008 había documentación judicial que indicaba que el mismo joven (menor de edad en aquel momento) habría sido víctima de tocamientos perpetrados por un ex administrativo en el instituto. Se trata de la misma causa en que otra mujer había acusado a ese mismo trabajador, expediente que nunca tuvo movilidad.

En lo que se refiere a la situación de los imputados (son 15 en total), 7 de ellos están con prisión preventiva. Los ex curas Nicola Corradi y Horacio Corbacho -quienes el viernes se quedaron sin abogado-, la monja Kumiko Kosaka, 3 ex administrativos y la ex representante legal Graciela Pascual.

La ex directiva está imputada por participación primaria, mientras que las imputaciones de los otros 6 son como autores de los delitos de abuso y corrupción de menores.

Números de la causa 29 cámaras Gesell en las que los jóvenes sostienen haber sido maltratados, físicamente o psicológicamente.

18 denunciantes que dicen haber sido víctimas de abusos sexuales o corrupción de menores.

15 imputados (2 curas, 2 monjas, 3 ex administrativos, una ex representante legal, 4 ex directoras, un jardinero, una psicóloga y una ex cocinera).

7 con prisión preventiva 2 de los detenidos con prisión domiciliaria (Corradi y Kosaka) 3 fiscales (Fabricio Sidoti, Fernando Giunta y Gustavo Stroppiana Stroppiana).

2 investigadores del Vaticano.

1 interventor de la orden.

45 hechos contabilizados por los denunciantes.

Entre 2004 y 2005, los primeros casos.

Deja un comentario