domingo, noviembre 17Te mantenemos informado

A pesar del amparo legal, el fin de semana se fumigó con aviones

Pese al amparo legal presentado por OIKOS Red Ambiental junto a la Asamblea por la Soberanía Alimentaria, se realizaron fumigaciones con aviones en la provincia durante el fin de semana.

Algunos vecinos documentaron los vuelos con sus celulares.

El enojo se hace notar en la gente. En el Acta de Reunión realizada en el SENASA el 26 de octubre, se acuerda entre el sector privado y los organismos públicos, «… la estrategia de control de la plaga».


Desde la Asamblea por la Soberanía Alimentaria, se presentó un Comunicado el día 28 de octubre en rechazo a las fumigaciones aéreas, en defensa de la salud, el ambiente y los productores, y solicitando la Evaluación de Impacto Ambiental.

Comunicado NO A LAS FUMIGACIONES (Síntesis)

El gobierno está pulverizando con aplicaciones aéreas a nuestros pueblos, a nuestrxs campesinxs, a nuestros
cultivos. Está poniendo en grave riesgo nuestra SALUD. Para los movimientos socioambientales eso es FUMIGACIÓN.
Así sin más, sin evaluación de impacto ambiental, sin audiencia pública, sin avisar, sin cumplir el principio precautorio ante la aplicación de moléculas nuevas como el Clorantraniliprole y de Bacillus thurigiensis para el tratamiento de la polilla de la vid (Lobesia botrana). La solución propuesta se encuadra en su habitual estilo: improvisación y desidia.
Hace una semana, el jueves 19 de octubre nos enteramos de las pulverizaciones aéreas. Estos son los actores de este delito, del atentado contra la salud y los cultivos.

El INTA en una nota dirigida a funcionario del departamento de Lavalle, con fecha 25 de octubre, por intermedio de su director Regional Ing. José Gudiño envió un informe técnico que esaconseja este procedimiento de aplicaciones aéreas de insecticida, para al día siguiente sucumbir ante el lobby bodeguero, dejando en claro su posición ambigua. Se “compromete a llevar a cabo los estudios que crean necesarios para confirmar (sic) lo expuesto por el ISCAMen y SENASA”. El INTA no cuenta con el personal necesario para hacer un control ambiental integral, que no abarca sólo ingenierxs agrónomxs sino médicxs, sociólogxs, epidemiólogxs, trabajadorxs sociales.

No bajaremos la guardia. No es un problema del campo, nos incluye a todxs, a lxs urbanxs también. Ante semejante atentado a la salud y a los ecosistemas oponemos lucha. Ya hay frutos: esta semana fue prohibida la fumigación en San Carlos, atendiendo las razones de las organizaciones campesinas. Cuando el gobierno y los medios de comunicación cómplices mienten seguimos dando batalla en todos los ámbitos: hemos presentado un amparo, estamos informando a lxs campesinxs y a lxs funcionarixs. Otra agricultura es posible, sostenemos a la Agroecología como el modo de producir sanamente para la Soberanía Alimentaria. No queremos ser otro pueblo fumigado.

Asamblea por la Soberanía Alimentaria.


Deja un comentario