domingo, noviembre 17Te mantenemos informado

El primer cine de Luján

Diario Luján les presenta pequeños fragmentos de Historias de Luján Contadas por Lujaninos. En esta ocasión les acercamos un pequeño relato del primer cine de Luján, mas imágenes de los antiguos cines de Mendoza y carteleras.

¡Ay! ¡El cine! Fue una invención que llegó prontamente a todas las clases sociales y que desde el primer film hasta el presente sigue siendo una diversión querida y valorada, tanto que la televisión no ha podido hacerlo desaparecer y en cambio, gracias a las tareas computarizadas, están llenándolo de tantos efectos especiales que nadie hubiera imaginado. También hay razones poderosas que lo hacen siempre buscado y estimado: es de costo accesible y de una sonoridad y color, de figuras y paisajes y de música inédita que acompaña que, desde los niños, los adolescentes y los mayores pasan horas de encanto en cada jornada, de película!!!

Esto fue así en los primeros años y sigue siéndolo. ¿Quién ha olvidado a aquellas grandes estrellas como Errol Flin, Tyrone Powell, a Catherine Hepburne, Greta Garbo o al genial Carlitos Chaplin y, entre los argentinos, a Pepe Arias, Luis Sandrini, Roberto Escalada, Mecha Ortiz, Lolita Torress o Titta Merello? Desde el silencio de la sala, el espectador pasa a ser Batman, o Harry Potter, Cenicienta, o Pocahontas.


Bernard Benegas cuenta entusiasmado cómo era el primer cine de Luján. “En la esquina que forman las calles Sargento Cabral, paralela a las vías del ferrocarril, y Paso de Los Andes, donde hoy existe una moderna construcción de familiares del conocido Almacén del Sr. Rizzo, se estableció a comienzos del siglo XX el cine Sportman, justo en el ángulo que hacía punta hacia calle Azcuénaga una gran puerta clásica de la época seguida de un zaguán marcaba la entrada a la sala. Sus dueños Pedro Maciar y su hijo Perico hicieron la maravilla casi junto a la Estación de Luján de Cuyo. A poco de entrar tenía tres escalones que daban a la parte alta del salón donde se encontraban las butacas, a los costados sobre un pasillo alto que llegaba a la otra pared había otro pasillo que cruzaba el salón de sur a norte por el centro a un nivel inferior.

Ahí había sin duda un serio problema, que se producía cuando apagaban la luz para comenzar la proyección y no estaba cerca el “acomodador” con su linterna. Algunas personas que querían salir y no eran conocedoras de los desniveles comenzaban a desplazarse lentamente en la tenue claridad que se producía a intervalos y, por mirar la película, algunos caían al piso; la mayoría se acordaba de la familia del que tuvo la peregrina idea de los dos desniveles.

Los duendes de la sala atraían  a mucho público que concurría desde lejos en los coches que poseían; algunas elegantes señoras y otras jóvenes de las chacras y viñedos en coches lujosos las primeras y en mariposas o sulquis tirados todos por caballos las segundas.”

Cuando el cine Sportman desaparece, aparecen el cine Argentino, antes llamado Italia, en calle Balcarce, y el cine Colón, en calle Colombres, ambos de la familia Company.

El cine Colón pasó después a manos de un enamorado del cine, el Sr. Julio del Barrio, con el por todos conocido maquinista Ricardo Morales. Cerca del año 1970 la fatalidad terminó con el cine Colón en dos oportunidades tragado por el fuego y Luján se quedó sin cine. Seguramente Leonardo Favio y Nelli Stocco (Victorio) bebieron en los cines que se fueron ese amor que aún los mantiene unidos a ese arte. El primero como actor, guionista y director, y el segundo como actual profesor de la Escuela de Cine de la Universidad en Mendoza.

 

Imágenes: Blog Mendoza Antigua.

Fuente: Nidia Concatti, «La fiesta de San Roque», en Ruiz Huidobro, «Historia de Luján por lujaninos», volumen 1, Ed. Zeta Editores, Mendoza, 2008.

Si tenes testimonio, fotos, recuerdos que quieras compartir, comunicate con nosotros para recuperar y mantener viva la historia de Luján. Contacto


Deja un comentario